Hagamos juntos estos 12 propósitos para bendición nuestra y de la Iglesia.

Cada fin de año pensamos en las cosas que queríamos hacer y no hicimos, y nos hacemos el propósito de llevarlas a cabo, ahora sí, el año que inicia.

En Restaura Ministerios queremos convocar a los cristianos a poner manos a la obra en 12 propósitos que les ayuden a restaurar su comunión con Dios y con su prójimo, sea su cónyuge, familiar, miembros de la iglesia o incluso sus compañeros y colegas.

¿Por qué? Porque todos necesitamos restauración en algún área de nuestra vida. Así que cada mes vamos a trabajar en un propósito en particular. Abajo menciono cada uno de ellos, pero el primer día de cada mes detallaré en una publicación nueva cómo lo vamos a lograr: objetivo, consejos, qué no hacer y cosas similares. ¡Así que espera cada una!

12 meses, 12 propósitos:

  1. Disciplinas espirituales. Los que no oran, no leen la Biblia, no meditan en ella, no llevan ningún tipo de sistema de lecturas diarias, ¿cómo podrán conocer a Dios, su voluntad y cómo tendrán disposición para hacerla? Por eso, la ausencia de disciplinas espirituales ocasiona que tomemos malas decisiones y que nuestro carácter continúe dominado por nuestra carne, nuestras emociones y ánimo. Este mes vamos a trabajar en obtener el hábito de buscar a Dios cada día.
  2. Practica la examinación personal – 1. La práctica de disciplinas espirituales merece ser el primer propósito del año, pero como resultado de ella comenzarás a ejercitar la examinación personal, es decir, que el Espíritu Santo te estará mostrando tu pecado y cómo obtener libertad de él, para que a medida en la que conoces la voluntad de Dios puedas hacerla. Para ello compartiremos este mes las recomendaciones que damos en Consejería Bíblica a quienes buscan abandonar pecados que los han esclavizado durante años y te ayudarán así como los han ayudado a ellos. Recuerda, si no puedes ver en dónde estás fallando y si no sabes cómo cambiar, continuarás igual.
  3. Sé discipulado. Otra razón por la que el pecado domina nuestra vida para hacer lo que no queremos hacer es porque no tenemos a un buen amigo –en el caso de los varones, y amiga en el caso de las damas– maduro en la fe de quien imitemos su fe y su buen ejemplo, obtengamos consejo bíblico y en quien confiemos. Si este hombre o esta mujer es una persona que teme a Dios y practica sus disciplinas espirituales con el fin de obedecerle, seguramente te dará un buen consejo y cuidará de tu vida. También es importante rendir cuentas de nuestras vidas y ser discipulados por alguien que nos va a animar a seguir adelante en la fe en Cristo cuando estemos desanimados o que nos reprenda y corrija si estamos haciendo lo malo.
  4. Involúcrate con tu iglesia local. Cristianos débiles, desanimados, inconstantes y que destinan su energía a luchar con su carne y no a crecer en Cristo son resultado de un cristianismo solitario, desarraigado de su iglesia local. Debemos recordar que somos un cuerpo, miembros los unos de los otros.
  5. Sé un buen administrador. Dios te ha dado familia, amigos, recursos (tiempo, dinero, estudios, trabajo, propiedades, auto, etcétera). Una evidencia de que Dios está haciendo su obra restauradora no es que hablamos de él todo el tiempo o que nos la pasamos con la iglesia, sino que nuestra manera de pensar cambia y cambia nuestra manera de relacionarnos con la gente y la forma de usar los recursos que Dios nos ha dado a administrar. Si tienes a Dios en la boca todo el día pero llevas una pésima relación con tu esposa o tus hermanos en la fe, significa que algo estás haciendo mal. Este mes el propósito es poner orden en las diversas áreas de la vida.
  6. Ama a tu familia y amigos no cristianos. El sexto mes el propósito será examinar nuestras relaciones con los que no son cristianos, comenzando por nuestra familia. Es típico que algunos den todo por su iglesia y su nueva “vida espiritual” y se alejen de lo que no huela a espiritual. Esto es un engaño en el que caemos con frecuencia y terminamos dando un mal ejemplo de lo que es la vida nueva en Cristo.
  7. Practica la examinación personal – 2. ¿Qué sigue cuando estamos llevando a cabo los principios fundamentales de una vida cristiana? ¡Mantener el paso y ser constantes! A esto se le llama perseverar en la fe y vamos a compartir con ustedes cómo enseña la Biblia que podemos lograrlo.
  8. Haz lo bueno desinteresadamente. ¿Cuántas veces estamos dispuestos a dedicar nuestros recursos en beneficio de alguien que no nos lo puede pagar? ¡Vamos a ejercitarlo!
  9. Obtén herramientas. A estas alturas nuestro estudio bíblico será constante y producirá frutos de obediencia en nosotros. Será hora de procurar más herramientas para profundizar nuestra meditación en la Palabra de Dios.
  10. Lee un buen libro periódicamente. Así como hay recursos muy útiles para mejorar nuestra comprensión de la Biblia, hay muy buenos libros de hombres temerosos de Dios que pueden ayudarnos a mejorar nuestro entendimiento y ayudarnos a andar en santidad.
  11. Enrólate en un ministerio. Lo importante de servir a la iglesia local y a la comunidad no es tener el cargo o nombramiento, sino poner al servicio de otros tus habilidades, estudios y dones que Dios te ha dado. Este mes el propósito será pensar en estas cosas.
  12. Ayuda a otros a hacer lo que has logrado. Quizá uno de los mejores propósitos que podemos fijarnos es, en adelante, ser ahora quienes discipulemos a alguien que comienza su recorrido en la fe o que requiere restauración. A esa persona podemos retarla a comprometerse a llevar a cabo estos propósitos y a imitar nuestra fe, pues el mismo Dios que ha obrado en mí puede hacer grandes cosas en otros.

¿Te gustaría comprometerte con Dios, contigo y con otros? ¡Ánimo! Dios quiere hacer algo nuevo en nosotros. Hagámoslo, porque Juntos es mejor.

Propósitos:

Enero: Ejercita disciplinas espirituales

Febrero: Practica la examinación personal

 

Efraín Ocampo es consejero bíblico, escritor, ex periodista y fundó junto con su esposa Paola Rojo la organización sin fines de lucro Restaura Ministerios para ayudar a toda persona a reconciliarse con Dios y con su prójimo.

Comments

1 Comentario

Dinos qué piensas..

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *