Cuando Bernabé y Pablo discutieron por Marcos, ¿quién tenía la razón?

Texto: Hechos 15:36-41.
Personaje: Marcos

Contexto:
Bernabé y Pablo estaban muy activos realizando viajes misioneros. Juan Marcos les había acompañado en un tramo de la travesía y, en un momento dado, los dejó. No están claras las circunstancias, pero Pablo desaprobaba que Marcos hubiera actuado de esa manera. En cambio, Bernabé quería reclutarlo nuevamente para un nuevo viaje misionero, lo cual sugiere que Marcos estaba arrepentido de haberse separado de ellos de la manera en la que lo hizo y que deseaba continuar. Finalmente, no pudieron ponerse de acuerdo en la manera de proceder ante esta situación y se separaron tomando Bernabé a Marcos y Pablo a Silas.

Condición espiritual:
Podría suponerse que era alguien inconstante pero lo cierto es que era un protagonista en la iglesia primitiva. Primero, seguía a Jesús y se juntaba con los apóstoles; segundo, estuvo cerca del apóstol Pedro y escribió el primer evangelio; y tercero, después fue dirigido por Bernabé y Pablo en un viaje misionero. Era maduro en la fe, conocedor de las Escrituras y tenía al Espíritu Santo. De no ser así Pablo se habría opuesto a que se les uniera. En algún punto del viaje misionero Marcos decidió apartarse. Aparentemente le ocurrió algo muy importante. Necesitaba poner orden en lo que haya sido que estuviera mal, y por lo visto lo hizo, ya que decidió retomar el ministerio. 

Condición emocional:
Algo pasó con Juan Marcos, pues tomó la radical decisión de abandonar el viaje misionero sin importar las consecuencias. Llama la atención que Lucas no considera importante mencionarlas. Quizá fue algo muy personal. Lo cierto es que en una decisión tan importante las emociones pesan mucho. Algo andaba mal. Vemos que incluso a un seguidor de Jesucristo maduro en la fe un desequilibrio emocional podría afectarle fuertemente.

Acción Pastoral:
Bernabé optó por ser comprensivo con Juan Marcos y darle una segunda oportunidad. Pablo decidió ser estricto, aunque eso no significa que su respuesta no haya sido pastoral, sin amor. Su negativa a reincorporar a Juan Marcos en ese viaje misionero podría ser pastoral en el sentido de que quiere darle una lección. Probablemente quería enseñarle que el ministerio es algo que debe tomarse en serio. Ambas acciones son correctas, pero derivan de distintos estilos pastorales. Este ejemplo nos muestra que ante ciertas situaciones existe solo una respuesta bíblica, aunque en algunas no, como es el caso. El discipulador imprime en sus relaciones su propio carácter y manera de hacer las cosas. Lo que todos los discipuladores debemos procurar es el bien del discípulo, su crecimiento, su perseverancia y comunión con Dios, lo cual probablemente lo hagamos de diferentes maneras.

Principios pastorales:
Por parte de Bernabé gracia, comprensión, actitud paternal, dar una segunda oportunidad, restauración, amor.
Por Pablo corrección, instrucción a través del ejemplo, restauración, amor.

Otras reflexiones bíblicas:
Encuentra más temas de Restauración Personal en el libro “40 días en el desierto“. También tenemos para ti los libros de Restauración de Relaciones “Amar como a mí mismo” y de Restauración de Iglesias “La Iglesia Útil“.
Efraín Ocampo es consejero bíblico y fundó junto con su esposa Paola Rojo la organización sin fines de lucro Restaura Ministerios para ayudar a toda persona e iglesia a reconciliarse con Dios y con su prójimo. También es autor del éxito de librería “La Iglesia Útil”, entre otros libros.

Síguenos en Facebook.com/restauraministerios

Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.