Caín nos muestra que o somos dominados por el pecado o lo dominamos.

Título: Dominador o dominado

Texto: Génesis 4:1-12

Personaje: Caín

Contexto

En apariencia, Caín busca adorar a Dios presentándole una ofrenda de su cosecha, pues era agricultor. De manera inesperada, por lo menos para él, es reprendido por Dios, quien rechazó a Caín y lo que le ofreció. El Señor le hizo notar su enojo porque conocía su corazón y sus obras al señalarle que, si hiciera lo bueno, podría andar con la frente en alto.

Entonces, le advirtió a Caín sobre las consecuencias de practicar la maldad y que él podría dominar el pecado o, de lo contrario, el pecado lo dominaría a él, lo cual finalmente ocurrió luego de que matara a su hermano Abel.

Condición espiritual

La Biblia da pistas sobre la pendiente espiritual por la que Caín descendía al indicar comportamientos específicos. Primeramente, presentó una ofrenda de lo que había cosechado, mientras que su hermano Abel presentó una ofrenda en la que hubo derramamiento de sangre, lo cual hace pensar en la práctica de presentar ofrendas expiatorias por el pecado.

Que Caín no presentara ofrenda por su pecado pudiera ser una presunción, pero confirmamos que él se presentó ante el Señor sin una actitud de contrición ni de arrepentimiento para honrar al Señor. En cambio, fue amonestado por su pecado y advertido de que si seguía por ese camino el pecado lo dominaría. Además, la mismísima reacción de Caín es pecaminosa: al ser rechazado mostró su carácter y condición espiritual y se enfureció. Por esa razón es confrontado por Dios, quien le pide examinarse y arrepentirse.

Condición emocional

Caín es un hombre dominado por sus emociones. Se presenta al Señor sin una actitud reverente y sin un corazón contrito por su pecado. Al contrario, está despreocupado. Tuvo una actitud pagana al invocar a Dios sin haberse examinado y sin ponerse a cuentas con él, pero esperando recibir las bendiciones solo con contentarlo al darle una ofrenda.

La amonestación por su pecado lo enfurece. No tiene dominio sobre sí mismo. Sus emociones lo dirigen y controlan. Más tarde lo veremos asesinando a su hermano como resultado de ser dominado por su pecado, lo cual lo hacía una persona rebelde a Dios.

Acción Pastoral

El Señor provoca el diálogo con Caín. Él siempre tiene la iniciativa. A pesar de que en un primer momento pareciera tratarse de un Dios duro e inflexible al rechazar a Caín y a su ofrenda, inmediatamente lo vemos iniciar una conversación amorosa preguntando sobre el estado de ánimo del primogénito de Adán.

El Señor conoce su corazón, pero sabe escuchar. Quiere que recapacite, hacerlo reflexionar sobre su comportamiento. De manera pastoral, lo exhorta a andar con cuidado y le advierte de los peligros de seguir así. El Señor quiere que ande rectamente para tener comunión con él y para ello es necesario reprenderlo y animarlo a hacer las cosas diferentemente.

Principios pastorales

Firmeza para reprender al que necesita corrección, una advertencia o examinarse a sí mismo.

Misericordia y gracia para dar una nueva oportunidad.

Paciencia para esperar una respuesta favorable.

Sabiduría para hablar.

Actuar con oportunidad. No dejar pasar el momento y atender los problemas cuando es necesario.

Otros estudios bíblicos:

Encuentra más temas de Restauración Personal en el libro “40 días en el desierto“. También tenemos para ti los libros de Restauración de Relaciones “Amar como a mí mismo” y de Restauración de Iglesias “La Iglesia Útil“.
Efraín Ocampo es consejero bíblico y fundó junto con su esposa Paola Rojo la organización sin fines de lucro Restaura Ministerios para ayudar a toda persona e iglesia a reconciliarse con Dios y con su prójimo. También es autor del éxito de librería “La Iglesia Útil”.

Síguenos en Facebook.com/restauraministerios

Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.