Las cristianos necesitan depender de Dios más y depender menos de ellos mismos.

OXYGEN Volume 10

En esta publicación hago un esfuerzo por sintetizar las máximas de la filosofía del Coaching, una disciplina de mentoreo, desarrollo personal y liderazgo, con el fin de distinguirla de la Consejería Bíblica, que es la práctica de vivir de acuerdo con la voluntad de Dios y enseñar a otros a hacerlo.

El Coaching (o Entrenamiento) no nace en la Iglesia, sino en el ámbito secular. Se comenzó a utilizar en el deporte como una filosofía que procura entrenar la mente para llevar al cuerpo a alcanzar un mayor potencial. Luego llegó al mundo empresarial para crear liderazgos con gente con mejores actitudes. Los orígenes de su práctica se remontan a las disciplinas filosóficas griegas, como la mayéutica, mediante la cual un maestro desarrollaba el potencial de sus discípulos con base en preguntas de introspección.

En ese sentido, algunos creen que adaptar los principios del Coaching al contexto de la Iglesia es una manera efectiva de capacitar en liderazgo y de mentorear creyentes. Sin embargo, hacerlo es un error cuando se pone en el centro al individuo, no a Dios. Lo explico a continuación en 7 puntos, pero antes, una definición general del Coaching te ayudará a entender por qué no es buena idea.

Su propósito es fortalecer la autodeterminación del individuo, es decir, ayudarlo a ser independiente de cualquier influencia que limite su voluntad y desarrollo. En otras palabras, el coach apoya el deseo de la persona de convertirse en quien desea y de ser lo mejor que pueda ser con los valores que elija, según le convenga más a sus propósitos. La herramienta principal es la Programación Neurolingüística, la cual consiste en decir de manera audible decretos, declaraciones y afirmaciones positivas tales como ‘atraigo bien para mi vida’. (Síntesis elaborada de diversas fuentes de Coaching, Coaching de Vida y Coaching de Negocios).

  1. El propósito del Coaching, incluido el Bíblico o Cristiano, es ayudar a la persona a liberarse de lo que impide su desarrollo / crecimiento / felicidad / éxito / liderazgo y así “programar” el pensamiento con nueva información útil para lograr sus metas. Sin embargo, adaptaciones al cristianismo han caído en crear una versión de Dios y el evangelio capaz de ayudar al creyente a alcanzar sus objetivos individualistas, poniendo al centro a la persona, no a Dios. Se enfoca en usar conceptos bíblicos para que el creyente sea mejor persona (incluyendo hábitos de alimentación y estilo de vida saludable, actos de caridad, cultivar disciplinas espirituales y cosas similares que combinan conceptos tomados de diversas filosofías y credos). La Consejería Bíblica en cambio, se fundamenta únicamente en la Biblia y su mensaje: conocer a Dios y a Cristo, así como creer en el evangelio de arrepentimiento de pecados para salvación de la muerte eterna, mediante la muerte expiatoria de Jesucristo. Esto lo hace un mensaje dirigido a las personas sin dejar de tener a Dios como su centro y razón de ser.
  2. En el Coaching Cristiano el énfasis se encuentra, tal como en el Coaching secular, en el desarrollo personal y del liderazgo con la finalidad de crear riqueza, generar influencia sobre otros, mejorar la autoestima y vivir de acuerdo con valores cristianos. La Consejería Bíblica, al tener el evangelio como su plataforma, se centra en liberar a las personas de la esclavitud al pecado y sus consecuencias procurando su transformación por el poder del Espíritu Santo, no solamente a través del cambio de hábitos y pensamientos, sino de su obediencia a la verdad para crecer en santidad el resto de sus vidas terrenales y tener una plena comunión con Dios. Al ayudar a las personas a conocer y vivir efectivamente el evangelio enseñado por los apóstoles nombrados directamente por Jesús, se trabaja en que reconozcan, confiesen y se arrepientan de su pecado.
  3. El Coaching Cristiano, por lo general, no es cristiano. En el corazón de sus enseñanzas encontramos la promoción de valores positivos asociados con una forma cristiana de vivir, pero centradas en el individuo. Por ejemplo, los coach cristianos instan a no ser prejuiciosos, a luchar por conseguir objetivos y metas, a decir la verdad, a ser honrado, ordenado, disciplinado, generoso con los demás y otras cosas por el estilo. Para programar estas actitudes y prácticas en la mente comúnmente son utilizados versos de la Biblia. La Consejería Bíblica no usa la Biblia para generar pensamientos positivos en el creyente o promover mejores hábitos, puesto que el problema de toda persona se encuentra en la depravación de su mente y corazón que la mantiene en muerte y oscuridad. Para cambiar esta realidad persigue llevarlas al arrepentimiento de sus pecados y a hacer la voluntad de Dios, lo cual redundará no en cambios superficiales, sino en pasar de muerte a vida, y en poner los cimientos para que procuren imitar a Cristo cada día de sus vidas.
  4. El Coaching Cristiano se basa en el mismo modelo académico de entrenamiento que el Coaching de Vida o de Negocios el cual por ser costoso discrimina a quienes no pueden pagar, es impartido únicamente por gente que obtuvo un certificado y se fundamenta en el lucro de los coach. La Consejería Bíblica es la práctica de la gran comisión dada por Jesucristo. Al aconsejar bíblicamente hacemos discípulos de Jesús que amen la voluntad del Padre, no que se amen a ellos mismos, cambiando el amor a sus sueños egoístas por amar los mandamientos de Dios. Por lo tanto, es gratuita, cualquier seguidor de Jesús puede ser capacitado para ejercerla y ayudar a nuevos creyentes a conocer y aplicar la Escritura en cualquier área de sus vidas con el propósito de que maduren en su fe y, como consecuencia, sean ellos quienes a su vez discipulen a otros mediante el consejo bíblico.
  5. El Coaching Cristiano extrae de la Biblia los conceptos necesarios para llevar a cabo decretos, declaraciones y afirmaciones positivas. Por ejemplo, es muy común utilizar frases como “esfuérzate y sé valiente”, “todo ayuda a bien a los que a Dios aman”, “todo lo puedo en Cristo que me fortalece” y “Jehová es mi pastor, nada me faltará” para fijar en la mente pensamientos benignos, pero sin llevar a la persona a reconocer y abandonar su pecado, lo cual sí procura la Consejería Bíblica, pues sólo así las personas pueden ser objeto de promesas de la Escritura como las mencionadas.
  6. El Coaching Cristiano generalmente reclama ser cristocéntrico por hablar de Jesús y la Escritura, aunque su propósito no sea enseñar a hacer de Cristo el Señor de nuestras vidas ni a imitarle, como sí es el caso de la Consejería Bíblica. En cambio, se trata de una disciplina positiva impulsada por la búsqueda del bien personal que no procura la salvación de quienes la ejercen.
  7. El Coaching Cristiano es humanista y fundamenta el éxito, liderazgo y desarrollo personal en la práctica cotidiana de disciplinas para la formación de competencias humanas que faciliten escuchar, ayudar e influir en otros con el objeto de que alcancen su máximo potencial y así el individuo sea de bien para sí mismo y otros. La Consejería Bíblica no pretende cambiar a las personas, sino que usa la Escritura para dar a conocer la voluntad de Dios para el ser humano y facilitarle escoger entre obedecer su carne (deseos, instintos, necesidades) o a Dios, confiando en que el Espíritu Santo afligirá sus conciencias con el fin de que busquen arrepentimiento de su pecado y, en adelante, vivan una vida agradable a Dios, en santidad e integridad.

Hay muchas más diferencias, pero he seleccionado las más importantes en mi opinión. Este ejercicio no refleja la práctica de todos los promotores del Coaching Bíblico o Cristiano, aunque sí de una buena cantidad de aquellos que ofrecen sus servicios en internet. La información aquí expuesta fue tomada de sus sitios web. A final de cuentas, como dije al principio, el coaching falla cuando dirige a las personas a sí mismas o al coach, y no a Cristo. Examina tu práctica de coaching para discernir si esto es así o no.

Bien dice la Biblia que escudriñemos todo y retengamos lo bueno. Te animo a invertir bien tu tiempo, dinero y energía.

También podría interesarte:

Encuentra más temas sobre Consejería Bíblica y Restauración de Iglesias en el libro “La Iglesia Útil“. También tenemos para ti los libros de Restauración de Relaciones “Amar como a mí mismo” y de Restauración Personal en el libro “40 días en el desierto“. Da clic en los títulos de los libros y conócelos.
Efraín Ocampo es consejero bíblico y fundó junto con su esposa Paola Rojo la organización sin fines de lucro Restaura Ministerios para ayudar a toda persona e iglesia a reconciliarse con Dios y con su prójimo. También es autor del éxito de librería “La Iglesia Útil”, entre otros libros.

Síguenos en Facebook.com/restauraministerios

Comments

8 Comments

  1. Pingback: La Consejería corrige... y también previene -Restaura Ministerios | Restaura Ministerios

  2. Fernando jimenez castillo

    Buen dia,bastante interesante el articulo y sobre todo respetables las diferentes opiniones, creo que caemos en el error de colocar en el mismo lugar el Evangelio y el coaching, cualquier herramienta o estrategia para llevar el evangelio es valida, mas no relevante e importante que lo que se pretende enseñar, ya que las llamadas visiones, estrategias dadas por el Señor para ganar almas son puestas y llevadas a tal importancia que las situan en el mismo lugar del Evangelio y desde hay ya comienzan los errores y lamentablemente hasta doctrinas se convierten, como coach veo esta herramienta importante en el liderazgo de la iglesia ya que vemos atraves del tiempo las personas que desfilan por las congregaciones entrando por una puerta y saliendo por otra, la Biblia habla que el corazon del hombre es engañoso y el coaching sirve en muchas ocaciones para descubrir esas verdaderas intenciones,aclaro con esto que no quiero darle el mismo papel espiritual que hace la palabra de Dios, solo veo en el coaching la herramienta que por medio de preguntas podemos llevar a un nivel de conciencia al creyente y que el mismo se de cuenta de su aqui y su ahora, por que el coaching en el liderazgo? Es tan importante que las personas que lideramos a otras sepamos en verdad hacerlo de una forma sana y efectiva he visto en estos años lideres cristianos con unas grietas grandisimas en su caracter llevando a muchos a la manipulacion a tratar a las personas no como lo que son y por lo que valen sino como numeros, hacer de la iglesia no un lugar de encuentro o enseñanza de la palabra sino un multinivel “espiritual”, ya es comun ver o escuchar a personas que dicen amo a Jesus pero odio la iglesia, esto debido a ese liderazgo toxico que practican muchos tenemos que profesionalizarnos en las tareas que desempeñamos y veo el coaching mas como una herramiento de liderazgo, de potencializacion y no como el nuevo protagonista del Evangelio… es cambiar formas de pensar si salirnos de la verdad que es Jesus el mismo luchaba con la mentalidad de los fariseos y escribas , hasta con la de sus apostoles que no veian mas alla y que todo refutaban …. vemos personas que saben mucha biblia pero que para ponerla en practica mmmm dudas tengo,que la congruencia de sus actos son totalmente opuestas a lo que predican, ya lo he puesto en marcha en algunas consejerias y he quedado sorprendido de los resultados desenmascara toda religiosidad y legalismo que abunda en nuestras congregaciones…gracias y como lo dije al principio todas las opiniones son respetables y como digo siempre en capacitaciones “hermano cristiano no hagas de tu concepto una verdad, es solo eso un co ncepto”

    1. arelys

      Guao que sabias palabras….pues no soy muy erudita en biblia ni coach…lo único que sé es que amo a Jehová esté o no esté en una doctrina religiosa…siento que el centro, el poder y la fortaleza humana viene de Dios y no de uno mismo, PERO, ineludiblemente por condición humana nunca está de más una ayudadita profesional en orientación que te muestre otra perspectiva sana de las cosas…y si tenemos fe Dios siempre pondrá en el camino las mejores personas para hacerlo…nadie tiene la verdad absoluta…solo la biblia…sí apoyo en el coach y agarro lo que me sirve…

      1. Efraín Ocampo

        Lo has dicho muy bien, nadie tiene la verdad absoluta, sólo la Biblia. En ese sentido, procuremos como coach, como consejeros bíblicos, sicólogos o en donde nos desarrollemos examinar todo lo que hagamos o pensemos a la luz de la Biblia, y para ello necesitamos conocerla, no vayamos a creer o a enseñar algo que no es la verdad absoluta como si fuera la verdad absoluta. Y si tenemos la verdad absoluta, creámosla, profundicemos en ella y vivámosla. ¡Gracias por compartir Arelys!

    2. Efraín Ocampo

      ¡Gracias por compartir! Coincido, si tenemos la verdad, tenemos que vivirla y compartirla. Usemos la herramientas como lo que son, herramientas, y no como si fueran la verdad. La religiosidad también queda al descubierto cuando usas la Biblia para ello. Como bien dice, Jesucristo mismo fue lo que hizo y, curiosamente, no usó nada más. Que Dios le bendiga en su ministerio Fernando.

  3. María Medina

    Definitivamente, necesitamos seguir buscando en la palabra de Dios, pero sobretodo en la relación íntima con Él mismo Padre Celestial, el cómo vivir hoy, mañana o pasado mañana, tengo la experiencia de trabajar durante mucho años con diferentes técnicas para traer a la iglesia, esos cambios de conducta y/o comportamiento, y lo único que he encontrado es una emoción superficial que tal vez dure días, algunas semanas, sin embargo muchos regresan a sus vieja manera de vivir, a su antigua naturaleza de la cual nos habla la palabra, siempre respetando el punto de vista, y efectivamente los conceptos de cada escritor, me sigo inclinando por el máximo inspirador del libro de la vida, que es la biblia. Cómo una mujer que busco a Dios en muchos ámbitos fuera de su voluntad, que ciertamente me llevo a conocer algunos aspectos de mí fuertes, pero que desafortunadamente me llevaron a terminar dónde empece, actualmente cómo servidora de Dios, conferencista y psicóloga, regreso con toda seguridad a buscar la voluntad más profunda de mi vida, cada vez que oró en una relación real con Dios. Sí invirtieramos en verdad, las horas a la semana que la gente le invierte a cualquier tipo de couching, en adoración relación con el Padre Celestial, les aseguro esté mundo sería transformado.
    Yo sólo instó a bogar mar adentro en su voluntad que es la palabra de Dios, no hay hecho más confrontador y transformador, dónde se acaba todo, estímulo – respuesta, hasta dónde puede llegar la técnica de hombres, ahí comienza el verdadero cristiano.
    Bendiciones

  4. Yuri Elías Camacho

    Leí atentamente tu artículo, pero veo que careces de información. No pude evitar recordar cuando hace algún tiempo debatía con inconversos que pretendían refutar la Biblia, sin haberla leído y recurriendo solo a sus lecturas seculares. Hace mucho tiempo satanizábamos desde la iglesia todas las ciencias, no dejábamos entrar ni a la psicología ni otras disciplinas porque pensábamos que por ser producto de los humanos, iban en contravía de Dios. Ahora lo hacemos igual con el Coaching.

    Soy Pastor y Coach y veo algo de ambigüedad en los argumentos, porque por una parte apruebas herramientas pero por otra, rechazas la disciplina porque te ciñes a una definición. Dices por ejemplo que la PNL es su principal herramienta cuando los que practicamos el Coaching claramente sabemos que no es así, existen escuelas de coaching con PNL pero son muy específicas. Yo particularmente he podido llevar a Cristo a clientes que vienen a mis procesos de Coaching y también he podido ayudar a muchos miembros de la iglesia con las herramientas del coaching.

    Es como pretender que la oración de fe es suficiente por sí misma, para alcanzar la salvación. No se trata de cambiar el proceso del crecimiento del cristiano, se trata de aprovechar herramientas que reportan beneficios en los procesos de consejería cristiana. Y no poniendo al hombre como el centro, sino que al igual que en la consejería cristiana el centro siempre es Cristo. Recuerda que el Coaching (bien manejado) es una metodología, no una doctrina.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.