Recibe consejo bíblico si están en fornicación.

Dios el Señor ha dispuesto un orden para todas las cosas. Vivir en ese orden trae solo cosas buenas para la vida, pero vivir fuera de ese orden buscando esas cosas buenas no es un atajo, todo lo contrario, es la manera de traer dolor, decepción y castigo debido a la justicia de Dios.

¿La buena noticia? Jesucristo murió por nuestros pecados, para que si estás dispuesto a vivir en el orden de Dios en adelante seas testigo de cómo él hace nuevas todas las cosas en tu vida y en tu relación. En este artículo te diremos cómo hacer esto posible

La fornicación es pecado

Lo primero que debemos saber es que es un pecado para que entonces sepamos cuál es nuestra posición ante Dios y qué decisión debemos tomar. Cuando sabes que algo te lleva a hacer de ti mismo tu propio señor escogiendo lo que crees es mejor para ti y no lo que Dios quiere, entonces sabes que debes renunciar a eso para corresponder al maravilloso amor de Dios.

¿Por qué es pecado? Cuando una pareja tiene relaciones sexuales y no se han casado están haciendo las cosas a su manera, no a la de Dios. ¿Cuál es la que Jehová/Yahvé aprueba? Tener intimidad solamente en el matrimonio.

En la Ley de Moisés quienes fornicaban tenían un castigo al ser descubiertos, por lo que no se consideraba matrimonio a los practicantes del sexo sin compromiso. Asimismo, los fornicarios podían enmendar el pecado al arrepentirse (Éxodo 22:16-17).

19 Ahora bien, las obras de la carne son evidentes. Estas son: inmoralidad sexual[a], impureza, desenfreno, 20 idolatría, hechicería, enemistades, pleitos, celos, ira, contiendas, disensiones, partidismos, 21 envidia[b], borracheras, orgías y cosas semejantes a estas, de las cuales les advierto, como ya lo hice antes, que los que hacen tales cosas no heredarán el reino de Dios. Gálatas 5:19-21

18 Huyan de la inmoralidad sexual. Cualquier otro pecado que el hombre cometa está fuera del cuerpo, pero el inmoral sexual peca contra su propio cuerpo. 1 Corintios 6:18

Ser restaurados de la fornicación es posible

Quienes reconocen que están ofendiendo a Dios con su comportamiento pueden arrepentirse al dejar de practicarlo, como cualquier otro pecado.

A esta oportunidad inmerecida se le llama gracia y mediante los méritos de Cristo el Padre espera que en adelante vivamos en su orden.

Tal como lo explicaba la ley de Moisés, quienes tienen relaciones sexuales fuera del matrimonio pueden casarse o no hacerlo, lo que es obligatorio es que ambos ya no forniquen más entre ellos o con otros. Deberán tomar la decisión. Estas son algunas sugerencias:

  • Conversar si realmente desean hacer el pacto matrimonial.
  • Orar antes de tomar la decisión.
  • Que cada uno de los dos reciba consejo bíblico de los padres, los pastores, los ancianos, etc.
  • En caso de que decidan no casarse ante Dios, las familias deben convenir cómo será resarcido el daño.

Como verás, parte de la restauración es casarse, lo que indica que tener relaciones sexuales o vivir con tu pareja no es matrimonio. Mira lo que le dijo Jesús a la samaritana (Juan 4). Él sabe que ella vive con alguien, pero no están casados. Casarse es hacer ante Dios las promesas del matrimonio.

La fornicación traerá la ira de Dios a tu vida si no te arrepientes

La Ley de Moisés nos mostró que el pecado tiene castigo eterno si no hay arrepentimiento, y en algunos casos no había lugar para el arrepentimiento, pero hoy día podemos acercarnos al trono de la gracia para hacer en adelante lo que Dios aprueba y vivir en justicia y santidad, porque él es Justo y Santo.

El apóstol Pablo también recordó a la iglesia la necesidad de arrepentirnos para no ser objeto de la justicia de Dios cuando sea momento del justo juicio.

Por lo tanto, hagan morir lo terrenal en sus miembros: inmoralidad sexual, impureza, bajas pasiones, malos deseos y la avaricia, que es idolatría. A causa de estas cosas viene la ira de Dios sobre los rebeldesEn ellas anduvieron también ustedes en otro tiempo cuando vivían entre ellos. Pero ahora, dejen también todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia y palabras groseras de su boca. No se mientan los unos a los otros; porque se han despojado del viejo hombre con sus prácticas 10 y se han vestido del nuevo, el cual se renueva para un pleno conocimiento conforme a la imagen de aquel que lo creó. Colosenses 3

También podría interesarte:

Encuentra más sobre este tema y otros relacionados en nuestro libro Amar como a mí mismo. Busca en librerías de México y Centroamérica el libro de Restauración de Iglesias “La Iglesia Útil”.

Efraín Ocampo es consejero bíblico y fundó junto con su esposa Paola Rojo la organización sin fines de lucro Restaura Ministerios para ayudar a toda persona a reconciliarse con Dios y con su prójimo. Fue periodista y es autor de los libros de Restauración “40 días en el desierto“, “Amar como a mí mismo” y “La Iglesia Útil“.

Comments

2 Comments

  1. Caro

    Gracias a Dios por su palabra y por sus vidas. Esta palabra me agrada bastante y considero que su ministerio es de bendición. ¿Conocerán versículos bíblicos referentes a cómo hacer morir lo terrenal,según el versiculo 5, arriba citado?

    1. Efraín Ocampo

      Gracias por tu comentario Caro, ese es nuestro propósito, ser útiles a la iglesia del Señor. Muy buena pregunta. Hacer morir lo terrenal es arrepentirse del pecado. Se puede entender mejor si leemos Romanos 6. En e verso 1 dice: “¿Qué, pues, diremos? ¿Permaneceremos en el pecado para que abunde la gracia? 2 ¡De ninguna manera! Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos todavía en él?”. De manera que morir al pecado es ya no practicarlo, ya no vivir en él. 

      Explica más: “6 Y sabemos que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido a fin de que ya no seamos esclavos del pecado; 7 porque el que ha muerto ha sido justificado del pecado.” Significa que si creemos que Cristo murió en la cruz por nuestros pecados fue para que no seamos esclavos del pecado.

      Aquí lo deja aún más claro: “12 No reine, pues, el pecado en su cuerpo mortal de modo que obedezcan a sus malos deseos. 13 Ni tampoco presenten sus miembros al pecado como instrumentos de injusticia sino, más bien, preséntense a Dios como vivos de entre los muertos, y sus miembros a Dios como instrumentos de justicia.” Morir a lo terrenal es morir al pecado, y morir al pecado es dejando de practicar los pecados de los que éramos esclavos. Ser esclavo del pecado, digamos, de la mentira, es que quieres abandonarlo pero no puedes, y por más que haces no puedes. Dios quiere que lo obedezcamos a él, no a nuestros malos deseos. Como no podemos, él lo hace posible en nosotros si encuentra fe. Bendiciones.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.