Debes saber identificar tu realidad espiritual: ¿tienes fe o no? 

Un gran mal que aqueja a las iglesias locales de la actualidad es la religiosidad. Es ese punto en el que estás satisfecho con tu forma de creer y con tu espiritualidad. Es decirle a Dios que te gusta cómo piensa, pero harás las cosas a tu manera.

Seguir a Jesús es fácil sin fe…

Solamente debes unirte a un grupo que ya le sigue sin examinar las intenciones de tu corazón ni poner por obra las enseñanzas del Maestro. Así lo hicieron muchos cuando él vivía en esta tierra. En Juan 6 leemos que mucha gente iba detrás de él. Eran 5 mil hombres, sin contar a niños y mujeres, los que fueron alimentados por el Señor cuando ya se hacía tarde. Tuvo compasión de ellos.

El apóstol relata que esos hombres creían que era el Mesías que había de venir luego de ver la señal. Aparentemente era fe y muy pronto sería probada.

Un primer indicio es que iban a hacerlo rey de Judá. Eso habla de sus intenciones. Ellos no creían en lo que Jesús enseñaba, ellos buscaban que Jesús estuviera a la altura de sus expectativas, según sus propias creencias de lo que el Mesías debía ser. Para ellos sería un rey, así que si tenía poder para alimentar multitudes, debía ser el rey que querían y esperaban.

Así que continuaron siguiendo a Jesús, aunque sin fe, y fueron tras él cuando no lo encontraron (Juan 6:22-24).

…pero Jesús confronta nuestra falta de fe

Los creyentes no nos damos cuenta fácilmente de nuestra falta de fe. Son las palabras del Señor las que nos confrontan y reprenden. Jesús les dijo a sus seguidores que le buscaban porque comieron el pan hasta saciarse, no por haber creído.

Sus seguidores preguntaron cómo pueden hacer las obras de Dios. Ellos tenían una idea sobre cuáles son las obras de Dios y Jesús les dijo que debían creer a quien envió, es decir, en él. Ellos replicaron pidiéndole que hiciera señal, como la de Moisés cuando con el maná les dio de comer pan del cielo a sus antepasados.

El Señor apuntó nuevamente hacia él diciendo que él era el verdadero pan del cielo. ¿Cuál fue la respuesta? ¿Fe? No, sino que cuestionaron la divinidad de Jesús aunque habían visto las señales, y no entendieron lo que les decía al afirmar que debían comer su carne y beber su sangre, sino que se ofendieron al oír estas cosas.

Si Jesús no llena nuestras expectativas, regresaremos a lo de antes

El Maestro les dijo que quien cree en él tendrá vida eterna. Ellos no querían vida eterna, no querían perdón de sus pecados, no querían pensar en el futuro con el Padre. Ellos querían hacerle rey de Judá para que resolviera sus problemas de esta vida, para que les diera pan y para usar el poder del Señor para sus propios propósitos (por muy bien intencionados que fueran).

Jesús sabía que no valía la pena que le siguieran sin fe y con intenciones y motivaciones equivocadas, egoístas y carnales. Así que por eso los confrontó, depurando así la fe de los que sí la tenían, pues desde ese día muchos de sus discípulos dejaron de seguirle (Juan 6:66).

¿Cómo necesita confrontarte para ayudarte a ver tus verdaderas intenciones al seguirle? Por lo menos los discípulos del relato fueron honestos y se apartaron del Señor, pero lo triste de la iglesia actual es que continúan buscándole sin darse cuenta de su falta de fe y han cerrado sus oídos a las palabras duras de Jesús que procuran abrirles los ojos. Recuerda: la fe, tu fe, debe ser probada.

Encuentra más sobre estos temas en nuestros libros sobre Restauración: 40 días en el desierto, Amar como a mí mismo y La Iglesia Útil.
Efraín Ocampo es consejero bíblico, escritor, ex periodista y fundó junto con su esposa Paola Rojo la organización sin fines de lucro Restaura Ministerios para ayudar a toda persona a reconciliarse con Dios y con su prójimo.

Comments

Dinos qué piensas..

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *