La pandemia reveló nuestras creencias sobre la comunión.

Por la cuarentena se nos ha solicitado a las iglesias locales evitar el contacto físico. Los gobiernos nos han obligado igualmente que a los comercios a cerrar las puertas de nuestros edificios y locales de reunión. En estos tiempos podemos analizar qué es para muchos cristianos la comunión, especialmente entre ellos.

Comunión antes de la pandemia

Antes de la cuarentena era muy común escuchar a la gente decir que reunirse ––claro está, físicamente–– era sinónimo de comunión. Todo tipo de reunión entre cristianos, para algunos significa tener comunión.

¿Nos reunimos a orar? Tenemos comunión. ¿Nos reunimos a escuchar la predicación? Comunión. ¿Estudiamos juntos la Biblia? Eso es comunión. En eso están de acuerdo muchos. Incluso citan el siguiente texto:

20 Porque donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos».

Mateo 18

Muchas veces esto es interpretado como que en cualquiera de nuestras reuniones Jesús va a estar porque oramos en lo personal y unos por otros, leemos la Biblia, cantamos alabanzas, escuchamos la Biblia ser predicada y explicada. ¿Cómo ha cambiado esto durante la cuarenta?

Comunión durante la cuarentena

Ante la imposibilidad de reunirnos físicamente algunas iglesias han hecho transmisiones por internet de las predicaciones, los cantos, las oraciones, los estudios bíblicos, y en ocasiones podemos interactuar en la videoconferencia de nuestro grupo pequeño.

Siguiendo los mismos criterios explicados anteriormente, podemos decir que a través de estas maneras tenemos comunión porque básicamente hacemos las mismas actividades espirituales.

Tenemos comunión porque estamos reuniéndonos, aunque por medio de las tecnologías de la información y la comunicación. Invocamos juntos a Dios y Jesús dijo que ahí estará con nosotros. Pero la cuarentena está recordándonos que no implica neceariamente tener comunión ni con Dios ni entre nosotros como iglesia lo que hacíamos antes de la cuarentena ni lo que hacemos hoy día.

¿Qué es reunirnos en Su Nombre?

Algunos piensan que terminar una oración con la frase “en el nombre de Jesús… ¡Amén!” es orar en el nombre de Jesús. De la misma manera, algunos aún piensan que reunirse en el nombre de Jesús equivale a realizar una actividad con fines espirituales. Eso es un error.

Ya los fariseos, los escribas y los saduceos hacían estas cosas sin conciencia de que sus obras eran malas ante Dios, quien ya había dicho a sus antepasados: misericordia quiero, no sacrificios, y conocimiento de Dios más que holocaustos (Oseas 6:6; Mateo 9:9-13). Los fariseos fueron llamados al arrepentimiento, no por las cosas espirituales que hacían, sino por su desobediencia a los mandamientos de Dios. De ellos Jesús dijo a la multitud que hicieran lo que ellos enseñaban, pero que no hicieran lo que ellos hacían porque decían y no hacían lo que enseñaban (Mateo 23).

La comunión de la Iglesia local no consiste de las reuniones ni de las cosas edificantes que hacemos en ellas, sea que estemos físicamente reunidos o en una videoconferencia, sino en que nos une la fe en el evangelio de Cristo, el fruto del Espíritu y las obras de amor, gracia, perdón, servicio que hacemos los unos por los otros.

Desechemos la ira, la mentira, los pecados sexuales, las envidias, los pleitos y toda clase de maldad y reunámonos en el nombre de Jesús al creer lo que dijo y hacerlo. Así le representamos con fidelidad y fe. ¡Tengamos comunión con Dios y tengamos comunión entre nosotros! Ocupémonos con amor y gracia en que nuestras vidas y reuniones glorifiquen Su Nombre.

Encuentra más temas de Restauración de Relaciones “Amar como a mí mismo”.
También tenemos para ti los libros de Restauración Personal “40 días en el desierto” y de Restauración de Iglesias “La Iglesia Útil“.


Efraín Ocampo es consejero bíblico y fundó junto con su esposa Paola Rojo la organización sin fines de lucro Restaura Ministerios para ayudar a toda persona e iglesia a reconciliarse con Dios y con su prójimo. También es autor del éxito de librería “La Iglesia Útil”, entre otros libros.
Síguenos en Facebook.com/restauraministerios

Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.