La restauración del hogar comienza por la del hombre.
En una gran cantidad de consejerías matrimoniales y familiares he visto que cuando el hombre está mal, el hogar atraviesa dificultades.

No es casualidad que grupos políticos, sociales y hasta religiosos procuran destruir la autoridad del hombre recibida por Dios para servir y ser ejemplo a su familia. Esto se debe en parte a que el hombre ha usado esa autoridad para destruir a su propia familia.

En esta publicación de la serie #SéHombre me voy a concentrar en proveer orientación para que el hombre se haga responsable de su esposa y su pecado para cumplir su propósito en su familia.

Responsabilidad del hombre por su esposa

Luego de que el primer hombre y la primera mujer pecaran por primera vez Dios llamó a cuentas a Adán. No es casualidad que no habló primero con la mujer o que hablara con Adán porque estuviera pasando por ahí. Dios llamó a Adán (Génesis 3:9).

El hombre fue creado primero y le fue dada autoridad sobre el mundo. Luego fue creada la mujer para ser ayuda idónea o adecuada para él, esto es, solo alguien como él podría ayudarle a llevar a cabo la tarea asignada. Ella estaría a la par de él y al mismo tiempo él la tendría bajo su cuidado.

A la primera falla el hombre, el primero sobre la Tierra, responsabilizó a su esposa y quiso echarle la culpa de lo que era su propio error (Génesis 3:12). Después Dios llama a cuentas a Eva porque ella debe responder por su propio pecado, pero el hombre debía responder por el suyo y el de su esposa.

Consecuencias de que el hombre evada su responsabilidad

La diferencia de responsabilidades entre el hombre y la mujer la apreciamos con mayor claridad en las consecuencias de un pecado y otro. La mujer sufriría las consecuencias de su pecado en ella misma, pero las consecuencias del pecado del hombre impactaron también al mundo, el cual fue maldecido por su causa.

El hombre debió recordar a su mujer el mandato de Dios para obedecerlo juntos. Es su responsabilidad pastorear a su esposa para ese mismo fin con ternura, paciencia, amor y gracia, pero sobre todo con su ejemplo al permanecer él mismo fiel al Señor.

Si el varón participa del pecado de su familia solo traerá consecuencias indeseables y producirá más pecado. El problema actual es tan serio que en países como México es la mujer quien se ha responsabilizado por su esposo y familia, y ellas son generalmente mayoría en las iglesias cristianas.

La responsabilidad de la iglesia con el hombre

Sí, el hombre debe responsabilizarse por el pecado de su esposa, y más que eso por su esposa misma. El servicio y el cuidado hacia ella redundará en multitud de bendiciones para él, para ella y su familia. Para que este ciclo virtuoso se repita la iglesia local tiene un papel determinante.

Cuando la iglesia no sirve y cuida a los varones al restaurarlos, discipularlos y aconsejarlos las consecuencias negativas se dejan sentir en las familias. Entonces vienen los adulterios y los divorcios, las marcas en los hijos, y el dolor entre los miembros de la iglesia.

Sabemos que la iglesia no cumple con su propósito cuando entre los varones no hay amistades sinceras y profundas, y a veces por el contrario, hay complicidad en la práctica de pecados o tolerancia a esa situación. Solo hombres fieles a Dios que perseveran en su fe atraerán a Cristo a otros hombres, y juntos procurarán servir a sus familias con pasión y amor.

25 Esposos, amen a sus esposas así como también Cristo amó a la iglesia y se entregó a sí mismo por ella, 26 a fin de santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua con la palabra, 27 para presentársela a sí mismo una iglesia gloriosa que no tenga mancha ni arruga ni cosa semejante sino que sea santa y sin falta. 28 De igual manera, los esposos deben amar a sus esposas como a sus propios cuerpos. El que ama a su esposa, a sí mismo se ama. 29 Porque nadie aborreció jamás a su propio cuerpo; más bien, lo sustenta y lo cuida tal como Cristo a la iglesia, 30 porque somos miembros de su cuerpo. 31 Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne.

Efesios 5
Efraín Ocampo es consejero bíblico y fundó junto con su esposa Paola Rojo la organización sin fines de lucro Restaura Ministerios para ayudar a toda persona e iglesia a reconciliarse con Dios y con su prójimo. También es autor del éxito de librería “La Iglesia Útil”, entre otros libros.
Encuentra más sobre estos temas en sus libros sobre Restauración: 40 días en el desiertoAmar como a mí mismo y La Iglesia Útil.

Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.