Solo estará en cartelera unos días, aprovecha para verla. 

Tenía muchas ganas de verla y debo confesar que tuve que decidir entre ver Avengers o la película Pablo, apóstol de Cristo. Hay ocasiones en las que no se puede todo.

Comparto en las siguientes líneas mi opinión sobre la película. Puede ser que estés de acuerdo, puede ser que no, solo te comparto mis pensamientos y lo haré de la siguiente manera:

Lo que disfruté

  • Tiene una buena producción, está bien ambientada en la época y con buenas actuaciones (sale Jim Caviezel, quien personificó al Maestro en La Pasión de Cristo de Mel Gibson, pero ahora como Lucas, el médico).
  • El fuerte énfasis de la historia en la soberanía de Dios y en la amistad entre los cristianos, muy especialmente entre Pablo y Lucas. En cuanto a la soberanía de Dios me encantó ver cómo ilustraron que Dios puede usar situaciones adversas para cumplir sus propósitos, así como la disposición de sus siervos para aceptar su voluntad con confianza y valor. En cuanto a la amistad, basta una frase para ejemplificarlo, cuando Pablo reconoce que los mejores momentos con Lucas los han vivido en las peores circunstancias (humanamente hablando).
  • La película también muestra que siempre hay personas en la iglesia que buscan hacer las cosas a su manera, y no a la manera de Dios, en este caso anteponiendo la violencia al amor como una especie de “ayudadita” al Señor para que siga obrando… como si la necesitara. Ciertamente, muchas veces queremos hacer las cosas a nuestra manera, no a la de Él.
  • Acierta al dar a conocer el evangelio sin caer en sermonear al espectador como algunas películas de temática cristiana llegan a hacerlo.
  • Tocó profundamente mi corazón recordar lo que implica tomar nuestra cruz cada día y seguirle. Estamos acostumbrados y acomodados en nuestros edificios a un cristianismo que pretende meter al mundo a sus cuatro paredes, cuando es la iglesia la que debe ser bendición al mundo donde está el mundo (escuelas, oficinas, nuestros barrios, en la calle por donde vamos y ¡en las peores situaciones!).
  • Agradecí mucho el esfuerzo de desmitificar a la persona de Pablo al evitar mostrarlo siempre fuerte, pues lo presentan al principio con desánimo y desorientado. El personaje evoluciona conforme avanza la película, mostrando cómo Dios fortalece su fe, levantando su ánimo y su energía para terminar diciendo que el poder de Dios se perfecciona en sus debilidades. Definitivamente es Dios quien se lleva la gloria, como el mismo Pablo enseñaba a hacerlo.

Lo que no disfruté

  • Tiene un ritmo bastante lento, aunque poco a poco va llegando a su clímax.
  • Aunque es edificante escuchar textos bíblicos en casi toda la película, en varias escenas enteras el guión era un rompecabezas de frases paulinas y a veces se sentía forzado. Al principio esto no me agradó, pero debo reconocer que hacia el desenlace fue precisamente lo que me conmovió hasta las lágrimas.

Un último comentario

En fin, que en la CDMX la película estuvo en unas pocas salas con una función al día en un horario imposible para quienes trabajan: 4:30pm. Eso seguramente perjudicará la asistencia entre semana (muy probablemente el jueves 10 de mayo ya no esté exhibida).

Mi esposa y yo la vimos el primer sábado que estuvo en cartelera. Para el domingo en la tarde muchos de nuestros amigos no sabían que ya era exhibida y, cuando se animaban a verla, la única función del día estaba a punto de comenzar.

Es un cine que debemos apoyar, que nos puede bendecir y como cristianos es bueno que aprovechemos este tipo de películas, pues además de que edifican, fortalecen nuestra fe.

ACTUALIZACIÓN:

Cinépolis ha actualizado para esta semana los horarios de las funciones a las 7pm (por lo menos en la CDMX y Área Metropolitana). Consulta la cartelera de tu ciudad.

También podría interesarte:

 Busca el libro La Iglesia Útil, de venta en librerías de México y Centroamérica.
Efraín Ocampo es consejero bíblico y fundó junto con su esposa Paola Rojo la organización sin fines de lucro Restaura Ministerios para ayudar a toda persona a reconciliarse con Dios y con su prójimo. Fue periodista y es autor de los libros de Restauración “40 días en el desierto“, “Amar como a mí mismo” y “La Iglesia Útil“.

Comments

Dinos qué piensas..

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *