Cuando los corruptos e injustos tienen éxito. Una reflexión sobre la prosperidad.

¿Conoces a gente que hace trampas, miente, engaña, defrauda, roba y prospera? Yo también.

En la Biblia encontramos numerosos ejemplos de personas, pueblos y naciones que rechazaron a Dios y, sin embargo, prosperaban incrementando sus riquezas, poder y bienestar. En la realidad también atestiguamos que políticos corruptos se enriquecen y siguen cometiendo delitos impunemente, que narcotraficantes viven a costa de las vidas de los adictos, vaya, que el que tranza estrena auto cada año, compra propiedades, viaja a cada rato y vive lujosamente.

Por otro lado, muchos creyentes tienen la idea de que el hecho de creer en Dios automáticamente los hará prosperar, sobre todo económicamente hablando. Ambas situaciones me enfurecen y orillan a escribir sobre esto.

Hay varias preguntas que debemos hacernos.

  1. ¿Qué implica ser próspero?

Lo que importa es qué significa para Dios la prosperidad, no lo que entienda yo por ello. El concepto de prosperidad está íntimamente ligado al de la bendición de Dios. Cuando leemos sobre Adán y Eva, no tenían necesidad de posesiones o riquezas, tenían comida y toda la tierra frente a ellos, además de comunión con Dios. Cuando dice que Dios los bendijo vemos que se habla de lo único de lo que carecían: descendencia (Génesis 5:1-32).

En el Antiguo Pacto, el de Dios con Israel, la idea de la prosperidad consistía en una larga vida (Éxodo 20:12), tierras (Números 14:8), descendencia (Deuteronomio 6:2-3), recibir bienes (Deuteronomio 6:10-11), cosechas abundantes y ganados numerosos (Deuteronomio 7:12-14), salud (Deuteronomio 7:15) y la vida (Deuteronomio 6:14-15; 24; 8:19). Las promesas, por supuesto, estaban condicionadas a la obediencia a los mandamientos que Dios les había dado (Deuteronomio 4:40; 5:29).

En el Nuevo Pacto, el de Cristo con la Iglesia, ya no contamos con las promesas de guardar la ley. Ahora la bendición consiste en que Jesucristo esté con nosotros todos los días hasta el fin del mundo (Mateo 28:18-20), recibir la promesa del Espíritu Santo (Juan 16:7-13), ser libres del pecado (Juan 8:31-32, Romanos 8:2), pasar de muerte a vida (Juan 11:25, Romanos 8:10-11; 13) y la vida eterna (Juan 11:26, Romanos 8:1, Apocalipsis 21:7-8), siendo guardados por el poder de Dios mediante la fe para alcanzar la salvación (1 Pedro 1:3-5). Estas promesas, claro está, también están condicionadas al arrepentimiento de pecados y obediencia a los mandamientos, lo cual implica amar a Dios y vivir en santidad por reverencia a él (2 Corintios 7:1).

2. ¿De dónde viene la prosperidad de los malvados?

Su abundancia proviene de hacer el mal, y por lo tanto, Dios no se las provee. Recordemos que la prosperidad que da Dios no tiene que ver, ya en el Nuevo Pacto, exclusivamente con posesiones, bienes materiales y riquezas. No obstante, algunos tienen todo eso por la misericordia de Dios, que espera se arrepientan de sus pecados.

3. Entonces, ¿cómo debemos reaccionar los hijos de Dios al ver que el malvado tiene éxito?

En el Nuevo Testamento comprobamos que a los discípulos de Jesús les esperan aflicciones (Juan 16:33), persecuciones (Juan 15:20, Hechos 5:40-41), ser aborrecidos por causa del Señor (Juan 15:18-19), la muerte (Mateo 24:9, Hechos 7:59-60).

Cierto es que Dios concede bienes materiales a muchos de sus hijos, pero no es como un premio por méritos, sino para compartir con quienes tienen necesidad (2 Corintios 8:13-15). De hecho, no hay una sola cita que prometa bienes materiales, poder terrenal y riquezas a los hijos de Dios por creer en él o por hacer el bien. Eso ya es gracia sobre gracia porque el Señor conoce todos los corazones.

Entonces, nuestra reacción debe ser no envidiar a los malos que prosperan por sus pecados, pues su fin es la muerte. Mira lo que dice el Salmo 73.

12 ¡Bien puede verse que estos impíos
se hacen ricos sin que nada les preocupe!
13 ¡Ah!, pero de nada me ha servido
mantener mi corazón y mis manos sin pecado,
14 pues a todas horas recibo azotes
y soy castigado todas las mañanas.
15 Si acaso llegara yo a hablar como ellos,
estaría traicionando a la generación de tus hijos.
16 Me puse a pensar en esto para entenderlo,
pero me resultó un trabajo muy difícil.
17 Sólo cuando entré en el santuario de Dios,
pude comprender en lo que ellos van a terminar. 
18 ¡Ah!, pero tú vas a hacerlos resbalar;
vas a hacerlos caer en desgracia.
19 ¡En un instante acabarás con ellos!
¡Perecerán por completo, consumidos de terror!

¿Te identificaste? Yo sí. También lee Proverbios 24:1-2; 19.

Dios es la única fuente de la felicidad, en quien por medio de Jesucristo encontramos plenitud, satisfacción y contentamiento, independientemente de nuestras circunstancias terrenales.

Efraín Ocampo es consejero bíblico y fundó junto con su esposa Paola Rojo la organización sin fines de lucro Restaura Ministerios para ayudar a toda persona e iglesia a reconciliarse con Dios y con su prójimo. También es autor del éxito de librería “La Iglesia Útil”, entre otros libros.
Encuentra más sobre este tema en su libro de Restauración Personal “40 días en el desierto“. También lee el libro de Restauración de Relaciones “Amar como a mí mismo” y de Restauración de Iglesias “La Iglesia Útil“.

Comments

4 Comments

  1. Pingback: Lo que es y lo que no es el contentamiento - Restaura Ministerios | Restaura Ministerios

  2. Octavio Blancas

    Yo acepte a Jesus, soy cristiano y amo a Dios, pero ha venido sobre mi tristeza, enfermedad, angustia y mucha prueba. Porque Dios no me da lo que pido en oracion? Porque no me rescata del dolor fisico y emocional? No entiendo su voluntad, no se porque de tanto dolor, pero aun asi sigo creyendo que es bueno y que a su tiempo todo obrara para bien. A ti la honra mi Rey Jesucristo, por siempre, amen.

    1. Lismary parra

      Buenas noches Octavio Blancas. Que el Señor te Bendiga. Bueno, luego de la publicación me detení a leer los comentarios y el tuyo me inquietó en el Espíritu porque hace poco he pasado ciertas circunstancias (desde que le recibí) que Dios ha permitido en mi vida para mi crecimiento en él y de verdad me sentí identificada con tu comentario. 

      Bueno, espero que esto te ayude un poco y por algo Dios permitió lo que sucedió y ha sucedido en mi! Le doy Gloria y Honra incluso por eso que en determinado momento no entendía el para qué. 

      Resulta que en meses anteriores he pasado por estados depresivos fuertes pero con propósito, ya que por medio de eso pude humillarme en completa necesidad de un Salvador y por medio de todo esto pude conocer a Jesucristo que me salvo por amor a mi y extendió su misericordia para conmigo a lo largo de todo ese tiempo y hasta ahora ha sido muy bueno conmigo y me ha demostrado su Gracia cuando comencé a creerle a él. 

      Luego de que el Señor me permitió levantarme de ese estado, yo seguía triste, no conseguía paz en mi corazón como dice Dios en su palabra y llegué a un punto en el que dudaba de haber tenido un encuentro personal con Jesucristo. 

      Tuve varias recaídas y no he dejado de tener pruebas por medio de las cuales Dios me ha fortalecido en el Espíritu, me ha mostrado que no estoy sola y que él nunca va a dejar de cuidarme porque soy su hija. 

      No salí de esa desesperacion de no sentir paz perfecta y el “Gozo del Señor” de los cuales Dios nos regala y desea para nosotros, hasta que (por medio de su palabra) el Señor me mostró lo que me estaba sucediendo, que puede ser lo mismo que te esté pasando en estos momentos a ti. 

      Cuando recibimos a Jesucristo como Señor y Salvador, primero debe haber un arrepentimiento genuino en el que debemos reconocer nuestra condición como pecadores y la necesidad que tenemos de Dios y Jesucristo en nuestras vidas. Y luego al hacer esto debemos creer en nuestro corazón que así como Jesus resucitó y vive para siempre, ahora al recibirle en nuestro corazones él ha venido a vivir junto con nosotros y hemos sido sellados con el Espíritu Santo de Dios y lo primordial: nos regaló vida eterna, regalo inmerecido por gracia. Efesios 2:4-5 “4 Pero Dios es tan rico en misericordia y nos amó tanto 5 que, a pesar de que estábamos muertos por causa de nuestros pecados, nos dio vida cuando levantó a Cristo de los muertos. (¡Es solo por la gracia de Dios que ustedes han sido salvados!)”. 

      En segundo lugar, necesitamos entender que debe haber un cambio de mente y de actitud en nuestras vidas, y ya no podemos vivir como lo haciamos antes. 

      Efesios 4:22-24 “22 Con respecto a la vida que antes llevaban, se les enseñó que debían quitarse el ropaje de la vieja naturaleza, la cual está corrompida por los deseos engañosos; 23 ser renovados en la actitud de su mente; 24 y ponerse el ropaje de la nueva naturaleza, creada a imagen de Dios, en verdadera justicia y santidad.”

      Octavio, debes identificar la voz de Dios y la voz de el enemigo. Satanas es engañoso y siempre va a querernos hacer caer, porque quiere detener el plan perfecto que tiene Dios para nuestras vidas. 

      Dios no quiere que estes ni triste, ni desanimado, ni desesperanzado, ni derrotado. Porque la palabra de Dios dice que Él quiere darnos un futuro lleno de esperanza en Cristo Jesús y que experimentemos la paz de Dios qe no es la paz que da el mundo. 

      Entonces, esos desanimos no vienen del Señor. Pero Dios si permite ciertas cosas incluso en nosotros los Cristianos para un propósito. Y también, ciertas pruebas difíciles para hacernos más fuertes en la fe: 1 Pedro 1:6-7 “6 Esto es para ustedes motivo de gran alegría, a pesar de que hasta ahora han tenido que sufrir diversas pruebas por un tiempo. 7 El oro, aunque perecedero, se acrisola al fuego. Así también la fe de ustedes, que vale mucho más que el oro, al ser acrisolada por las pruebas demostrará que es digna de aprobación, gloria y honor cuando Jesucristo se revele.”

      Tal vez lo que te esta pasando pueden ser dos cosas: 1) una prueba de fe, en la que el Señor Jesucristo quiere que mires su rostro y dejes de colocar tu mirada en cualquier sea tu problema, circunstancia o tristeza y le creas a él. En esta prueba el te va a dar la salida y debes recordar que él está contigo y que aunque puedas estar triste, la voluntad de Dios es que en medio de esa prueba consigas tu gozo en él. 

      2) Puede ser una situación en la que no has tenido un verdadero encuentro genuino y verdadero con Cristo, que fue lo que me sucedió a mi. Le has recibido como Salvador pero no has decidido y dejado que sea el Señor de tu vida, quien dirija tus pasos, quien sane tus heridas. A veces si lo creemos pero no dejamos que suceda y llevamos una vida crisitana en donde solo dejamos actuar a Dios un 30% él y un 70% nosotros. Jesucristo debe ser el Señor de tu vida, al 100% y que sólo quede un 0% de control tuyo sobre ti mismo, que sea su Espíritu Santo guiándote y que sea la voluntad de Dios sobre decidiendo lo mejor para ti porque su voluntad y sus planes serán siempre mejores que los tuyos y perfectos. 

      Es imposible que hayamos tenido un choque en nuestras vidas, que Dios haya tocado nuestros corazones y no sintamos su paz y su amor. Una cosa es recibirle y otra cosa es dejarle actuar completamente a él en nosotros. 

      Entregale a Dios completamente sus cargas, con el corazón, suelta lo que te preocupa si es el caso, deja de cometer los mismos errores del pasado, deja de vivir como lo hacías antes, ora y pídele al Señor sabiduría, y que te ayude a ir por el camino de su voluntad, lee su palabra, háblale y dile como te sientes porque él te conoce y sabe todo lo que necesitas. 

      También debes considerar qué es lo que estás pidiendo en oración, Dios no nos da conforme a nuestros caprichos, y eso también me toco entenderlo, Dios si responde nuestras oraciones, porque él oye la oración del Justo y sus oídos están atentos, pero él no te va a dar algo que te vaya a hacer daño o que no sea su voluntad para tu vida. A veces queremos cosas que no nos convienen y cuando Dios no nos responde nos desesperamos y creemos que él no nos escucha cuando en realidad nos está cuidando. 

      Si tu oración es por paz y por gozo, créeme que Dios te lo va a dar, no dudes de ello, pero todo si crees eso con fe, y decides oír y seguir la voz de Dios para tu vida. 

      Y si tu oración es porque quieres alguna bendición especial para tu vida, ten calma, Dios tiene las mejores bendiciones terrenales para tu vida, pero debes entender que lo primordial no son las bendiciones que recibamos aqui, porque todo eso el Señor nos ha prometido que vendrá por añadidura siempre y cuando busquemos primero el Reino de Dios y su Justicia, obedezcamos y vivamos su palabra. 

      Créelo que te vas a levantar de eso! Créele al Señor, no veas tu circunstancia, no veas el impedimento, lo que es imposible a tus ojos es posible para Dios, él quiere lo mejor para ti, él te quiere dar paz y que experimentes su amor.

      Él te quiere llevar a otro nivel Espiritual y utilizarte para su Gloria! 

      No dudes de que Dios quiere hacerte experimentar su amor en otro nivel, créeme que es lo mejor, que sólo él sea suficiente día a día sin importar lo que haya en nuestro alrededor. 

      Debes amar al Señor en espiritu y en verdad. Con todo tu corazón, toda tu mente, toda tu alma, todo tu ser! Eso sólo es obedeciendo su palabra y sometiéndose a él día a día en amor. 

      Ve el rostro de Cristo que es la única esperanza de todos nosotros. 

      El enemigo siempre va a colocar muchos pensamientos en tu mente, debes reconocerlo, siempre te va a hacer creer que Dios no te escucha y que no te ama, y va a poner mucha mucha duda en ti. Pero sólo tú decides ponerte la armadura y no creerle a Satanas sino al Señor. 

      Esfuérzate. Se valiente. Ora sin cesar. Lee la biblia. Llora si es necesario, pero nunca le des control al enemigo sobre ti! Si le das cabida a los pensamientos malos, allí ya estas dejando que Satanas tome control. Pero, si le pides al Espíritu Santo de Dios discernimiento y sabiduría, allí estas resistiendo a Satanas. Estamos en constante lucha, pero con Cristo somos más que vencedores!! 

      Josué 1:9 “9 Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará dondequiera que vayas».”

      Jeremias 29:11 “11 Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.”

      Romanos 12:1-2 “1Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual,[a] ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios. 2 No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.”

      Dios te bendiga!! No desmayes!! Dios tiene un propósito contigo!! Confía!!

      1. Lismary parra

        Leo bien tu comentario y veo que estás enfermo. Recuerda también que Jesucristo es medico por excelencia y él es capaz de curar todas tus enfermedades pero debes tener fe y paciencia, debes creerle al Señor y no dudar de su poder. 

        Éxodo 15:26 

        “Éxodo 15:26
        26 Les dijo: «Yo soy el Señor su Dios. Si escuchan mi voz y hacen lo que yo considero justo, y si cumplen mis leyes y mandamientos, no traeré sobre ustedes ninguna de las enfermedades que traje sobre los egipcios. Yo soy el Señor, que les devuelve la salud».”

        Mateo 21:22 “22 Si ustedes creen, recibirán todo lo que pidan en oración.”

        Salmos 147:3 “sana a los quebrantados de corazón, y venda sus heridas.”

        El Señor te va a sanar, debes solo tener fe y obdecerle. Sométete completamente a Él! Él tiene el Poder de cambiar toda situación para bien!!!! 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.