La idolatría no distingue nivel educativo, económico, social, raza, religión… ni la ausencia de ella. 

He sido testigo de que muchos cristianos creen que todos son o pueden ser idólatras pero que para ellos es imposible caer en este pecado. Según ellos, los católicos sí son unos idólatras por dirigirse a las figuras que recuerdan a santos y santas, pero un evangélico nunca podría ser idólatra. Reflexionemos en este artículo sobre la idolatría y la adoración a Dios.

Todos adoramos a algo o a alguien… todos.

Los seres humanos tenemos una inclinación natural a adorar a algo o a alguien. No importa que alguien no se crea religioso, esa persona también tiene un dios.

En la antigüedad se adoraba lo que no se comprendía, lo sobrenatural. En todas las culturas siempre se tuvo una conciencia acerca de lo divino, y en todas las civilizaciones surgieron religiones. Las que no desarrollaron mitologías sobre seres celestiales convirtieron a sus reyes y a sus emperadores en dioses y los adoraron como tales.

La adoración, sin importar el objeto adorado, siempre tiene en común una sola cosa: la rendición o sometimiento total de la voluntad… de nuestra voluntad. Muchos adoran esculturas, a la naturaleza o a espíritus, y en otros casos, no se requiere profesar una religión, rinden adoración a algo o a alguien al someter su voluntad a ellos. Es el mismo efecto.

idolatria2En plena posmodernidad, las figuras públicas hacen las veces de las figuras de criaturas divinas, los budas, los santos de yeso o de las centenas de vírgenes disponibles para todos los gustos y necesidades. Las “catedrales” donde son exhibidas son los medios de comunicación masiva, donde adoramos a deportistas, cantantes, actores, políticos, pensadores, motivadores, empresarios y por supuesto al líder del catolicismo. No obstante, muchos cristianos se idolatran a sí mismos o a pastores, predicadores, escritores, cantantes y ahora también a los mal llamados apóstoles, por citar unos pocos ejemplos, al ponerlos a ellos y a sus enseñanzas por encima de Cristo.

¿Por qué la adoración es importante?

La Biblia nos dice que el problema está en nuestra voluntad. Y tiene que serlo, pues el fenómeno instintivo de la adoración consiste en el sometimiento de la voluntad a aquello que la dirija.

La pareja primitiva, Adán y Eva, cede su voluntad a la codicia de sabiduría para “ser como Dios”, según la promesa de Satanás. Cosa curiosa: el relativista crea su verdad particular con la intención de no someterse a absolutos religiosos, morales o éticos, pero se rinde ante sus instintos, deseos y necesidades. Quienes adoramos a Dios creemos en su verdad y hemos renunciado a nuestra mentira.

La Biblia explica esta condición con un razonamiento simple y comprobable:

16 ¿Acaso no saben ustedes que, cuando se entregan a alguien para obedecerlo, son esclavos de aquel a quien obedecen? Claro que lo son, ya sea del pecado que lleva a la muerte, o de la obediencia que lleva a la justicia. Romanos 6

En otras palabras, por nuestra naturaleza somos sometidos a una esclavitud permanentemente. Lo que pensamos es lo que creemos y lo que creemos nos dirige.

Esta esclavitud también significa que nosotros no establecemos las reglas, aunque deseamos pensar que sí.

Diferencia entre la adoración y la idolatría

Debe existir la verdad para que lo ajeno a ella sea mentira. El relativismo se pregunta: –¿Para qué necesitamos una verdad absoluta? Seamos cada quien nuestra verdad y listo–.

No obstante este razonamiento, las verdades absolutas llenan el universo. La materia (elementos químicos), las matemáticas, el tiempo, el espacio, la física y las fuerzas de la naturaleza, los lenguajes, el silencio, la vida, la muerte… y gracias a todo ello es posible vivir en un mundo como este para entendernos, transformar la materia y usar las leyes científicas para comunicarnos, cocinar, bañarnos, construir y viajar al espacio exterior.

La verdad incluye lo espiritual. Hay muchos dioses y religiones porque el ser humano no ha querido adorar al único Dios, Yo Soy, el Creador de todo cuanto existe, y en su lugar dieron culto a lo creado. El adorador somete su voluntad a la de Dios, mientras que el idolatra somete su voluntad a cualquier cosa.

No todos los que se llaman cristianos quieren adorar a Dios

El cristiano cree que no es idólatra porque no se inclina ante imágenes. La idolatría también es pretender adorar al Dios verdadero y en la práctica rechazar su voluntad, soberanía, santidad, justicia y autoridad. Algunos dicen adorar a Dios, cuando en realidad se hacen dioses a sí mismos haciendo su propia voluntad.

Si el problema original fue haber conocido a Dios y no haberle glorificado como a Dios, y habernos envanecido en nuestros razonamientos, produciendo un corazón necio lleno de maldad, entonces si no adoraremos a Dios seguimos así, aunque digamos que hicimos una oración para recibir a Jesús, aunque vayamos a un templo cada semana y a pesar de participar religiosamente en las actividades de la iglesia.

21 Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. 22 Profesando ser sabios, se hicieron necios. Romanos 1

¿Qué implica adorar a Dios?

A estas alturas es una pregunta obligada. Implica reconocerle como autoridad suprema, creador, juez, soberano, pero también someterse a sus designios, a su voluntad y amarle. ¿Cuál es su voluntad? Romanos 12 nos da unas pistas:

  • que cada uno tenga comunión con el único Dios verdadero, haciendo lo bueno y lo justo, conociendo y dando honor y gloria a él y a Cristo, quien dio a conocer al Padre, le obedeció hasta la muerte y nos reconcilia con él al haber llevado él nuestros pecados para que nos arrepintamos de ellos y los abandonemos
  • que desechen las mentiras renovando su mente
  • que cada uno compruebe por sí mismo qué quiere Dios para todos
  • que nadie tenga un concepto de sí mismo más alto del que debe tener
  • que los que son de Cristo seamos uno entre nosotros y con él tal como los miembros del cuerpo conforman un solo cuerpo.
  • que ejerzamos nuestros talentos, habilidades y dones
  • que amemos sinceramente a todos
  • que anunciemos las buenas nuevas a los pobres, proclamemos la libertad a los cautivos, seamos instrumentos para que el Señor dé vista a los ciegos, poner en libertad a los oprimidos, sanemos al enfermo, expulsemos demonios, demos de gracia lo que de gracia hemos recibido, demos de comer a los hambrientos, de beber a los sedientos, alojemos a los forasteros, vistamos a los desnudos y visitemos a los que están en la cárcel.
  • que seamos diligentes con nuestras responsabilidades, fervorosos, alegres y constantes
  • que seamos compartidos con quienes tienen necesidad
  • que practiquemos la hospitalidad
  • que bendigamos a quienes nos persiguen y a quienes nos maldicen
  • que nos alegremos con los alegremos y lloremos con los que lloran
  • que vivamos en armonía con todos
  • que no seamos arrogantes
  • que seamos solidarios con los humildes
  • que no creamos ser los que sabemos más
  • que no paguemos a nadie mal cuando nos hacen mal
  • que hagamos lo bueno en todo momento
  • que estemos en paz con todos
  • que no tomemos venganza por nuestra mano
  • que actuemos en favor del enemigo
  • que hagamos bien para vencer el mal

Hacer todo esto es adorar al Dios verdadero. Jesucristo mismo dijo que el árbol bueno produce buenos frutos. Adorar a Dios y servirle nos da la libertad de servir a los demás.

Efraín Ocampo es consejero bíblico y fundó junto con su esposa Paola Rojo la organización sin fines de lucro Restaura Ministerios para ayudar a toda persona e iglesia a reconciliarse con Dios y con su prójimo. También es autor del éxito de librería “La Iglesia Útil”, entre otros libros.
Encuentra más sobre este tema en su libro de Restauración Personal “40 días en el desierto“. También lee el libro de Restauración de Relaciones “Amar como a mí mismo” y de Restauración de Iglesias “La Iglesia Útil“.

Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.