Ayuda para hacer la voluntad de Dios en los tiempos de Dios.Pedir a una chica ser nuestra novia o aceptar la propuesta de un chico, servir en un ministerio o dejarlo, decidir qué profesión estudiar, dónde trabajar o cuándo renunciar al trabajo, dar por terminada una relación o buscar reconciliación, involucrarte en misiones… en fin, hay demasiadas decisiones y por lo regular no sabemos cuándo esperar o cuándo actuar.

Cada decisión es diferente, por lo que los aspectos a considerar varían de una a otra. No obstante, hay una forma de resolverlo de forma sencilla y así no temer si estaremos actuando fuera de la voluntad de Dios.

Lo primero a considerar es que…

La voluntad de Dios para tu vida no es un camino oscuro con muchas desviaciones. Creemos que todo el tiempo corremos el riesgo de equivocarnos y vivimos la vida con temor de fallar.

Entonces, debes entender la voluntad de Dios como…

Un camino recto del que no hay posibilidad de desviación. Si bien no puedes ver hasta dónde termina, sabes que por muy largo que sea y aunque pases por tramos oscuros y tenebrosos, el Señor va contigo. De eso habla el Salmo 23 y otros muchos textos de la Biblia.

¿Cómo pasar de creer que la voluntad de Dios es un camino incierto a vivir la voluntad de Dios andando un camino cierto? Yo pensaba que en cada decisión debía encontrar la manera de adivinar el pensamiento del Señor para eliminar el riesgo de equivocarme.

Si ante las pruebas tienes pensamientos como…

  • ¿por qué Dios me castiga?
  • ¿ahora qué hice mal?
  • ¿por qué las cosas no salen como quiero?
  • ¿por qué Dios no me responde?
  • ¿qué buenas obras debo hacer para que Dios me recompense con las peticiones de mi corazón?
  • debo descubrir lo que Dios quiere de mí, para hacerlo y dejar de sufrir…
  • no moveré un dedo hasta que Dios sea muy claro y así yo tome esa dirección…

…vives en pura incertidumbre y eso ocurre porque en el fondo quieres que Dios haga tu voluntad y no estás dispuesto a hacer la suya en medio de las circunstancias en las que ya te encuentras.

Para hacer lo agradable al Señor, ¿qué es lo único que necesitas? ¿qué es lo que demanda de nosotros? OBEDIENCIA.

Obedecer implica:

  • dejar de hacer tu voluntad para hacer todo lo que Dios manda en su palabra
  • entender que si Jesús murió por tus pecados, lo lógico es que dejes de practicarlos
  • aunque no te den ganas de obedecer los mandamientos de Dios, son para nuestro bien
  • aceptar que no entendamos en el momento el beneficio de obedecer, pero lo hay y lo habrá (por ejemplo, hay autoridades tales como los padres o los gobernantes que no se merecen que nos sujetemos a ellos o que los honremos, pero igual el Señor lo manda para trabajar nuestra paciencia, humildad, confianza en él y, claro, obediencia)
  • Que Jesucristo es Señor de todo, incluyéndote a ti

Hay muchas más implicaciones de la obediencia, pero basta mencionar estas para dejar en claro que hacer la voluntad de Dios no se trata de un camino incierto en el que no sabemos qué elegir para hacer lo correcto, sino de recorrer el camino haciendo lo que ya Dios nos dijo que es lo correcto. ¿Te das cuenta? No importa lo que venga, decidirás bien siempre que estés practicando lo justo, lo bueno.

La Biblia no habla de ingeniártelas para sincronizarte con los tiempos de Dios, sino de ser y hacer lo que él quiere que seas y hagas, así siempre él podrá hacer en ti y a través de ti su voluntad. ¿Debes tomar una decisión?

En cualquier situación, ¿qué quiere Dios que hagas? Arrepentirte del pecado y hacer lo que haría Cristo. ¿Debes renunciar a tu orgullo y de tu falta de misericordia y de gracia para perdonar, tal como lo hizo contigo? ¿Debes elegir profesión? ¿Qué quiere Dios? Que des buenas cuentas de los talentos y habilidades que te ha confiado y los uses para servir a Dios y a otros. Elige la carrera que explote tu potencial. ¿Quieres andar de novio? Honra a través de esa relación. Acude a la Biblia para saber cómo y en qué consiste el pacto matrimonial para que juntos lo honren, pues el noviazgo no es un licencia para tener privilegios sin ninguna obligación, es el compromiso de preparación para el matrimonio, por lo que necesitas trabajar y ofrecer algo a la novia. En tu situación, ¿qué dice la Biblia que quiere Dios de cualquiera que sea su hijo?

En ocasiones, hacer lo justo y lo bueno podría provocarnos cierto sufrimiento. Quizá renuncies a algo para conservarte fiel y puro para Dios. Lo importante es que Dios usará ese sufrimiento para traer un bien mayor: la vida eterna. Un hijo de Dios es y hace lo que Dios hace, y tendrá vida eterna para compartir la existencia con su Padre, Señor y Creador.

10 El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Buen entendimiento tienen todos los que practican sus mandamientos; Su loor permanece para siempre. Salmo 111

¿Cuándo es el “tiempo de Dios”

El tiempo de Dios es hacer lo que te toca. Haz lo posible y él hará lo imposible, lo que no puedes, lo que está fuera de tus manos.

Teme al Señor y apártate del mal. Haz lo bueno y lo justo; lo que sabes que debes hacer. La sabiduría, o en otras palabras el buen entendimiento, no llegan por arte de magia, consisten en la práctica de lo que es agradable al Padre, y para eso deberás amar su Palabra. Así que empieza ya a conocerla, meditarla y aplicarla.

12 ¿Quién es el hombre que teme a Jehová? El le enseñará el camino que ha de escoger. Salmo 25 (RVR1960)

Efraín Ocampo es consejero bíblico y fundó junto con su esposa Paola Rojo la organización sin fines de lucro Restaura Ministerios para ayudar a toda persona e iglesia a reconciliarse con Dios y con su prójimo. También es autor del éxito de librería “La Iglesia Útil”, entre otros libros.
Encuentra más sobre estos temas en el libro sobre Restauración Personal “40 días en el desierto“, sobre Restauración de Relaciones en “Amar como a mí mismo” y sobre Restauración de iglesias en “La Iglesia Útil“.

Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.