Te invitamos a sacar el mayor provecho a este viernes sagrado.

Para la mayoría, Semana Santa es sinónimo de vacaciones. Antiguamente, el día de Pascua era día sagrado. La Iglesia de Jesucristo ya no celebra la Pascua, pero recuerda con devoción, veneración y circunspección la crucifixión del Señor por las maravillosas y cósmicas repercusiones del sacrificio del Justo en lugar de los pecadores para que estos pudieran reconciliarse con el Padre.

Te animamos a que hagas de este día tú, tu familia y tu iglesia local algo muy especial por lo que significa no solo como un evento histórico, sino con efectos reales en tu vida presente y futura. Meditemos en lo que anunciaban las fiestas judías y lo que significan hoy para la Iglesia.

La Fiesta de Pascua y la de las Primicias

Todas las fiestas judías que Dios les dio son una representación de algo que habría de venir. Aquí hablaré únicamente de dos Fiestas Sagradas: la de Pascua y la de las Primicias:

  • La Pascua representaba la venida de Jesús a la tierra y su sacrificio por los pecadores. Según la ley de Moisés, el cordero que habría de sacrificarse por los pecados del pueblo debía ser perfecto, es decir, sin defecto. El derramamiento de la sangre de ese sacrificio comunicaba que la paga del pecado es muerte. Alguien debía morir por el pecado del pecador para satisfacer la justicia de Dios, por eso el animal moría en su lugar. Dios extendía su gracia sobre el pecador y así podían tener comunión, pero el sacerdote debía ofrecer este sacrificio por sí mismo y por los pecados del pueblo repetidas veces a lo largo de la vida. El Cordero de Dios, Jesús, es un sacrificio que se ofreció una vez para siempre para reconciliar con el Padre al pecador dispuesto a abandonar la práctica de sus pecados.
  • Los israelitas debían segar la mies para presentar como ofrenda una gavilla de las primeras espigas cosechadas. Debían hacerlo a la mañana siguiente del sábado posterior a la Pascua. Ese mismo día Jesús resucitó y fue la primicia de los muertos en Cristo, porque la muerte entró al mundo por un hombre y por un hombre la resurrección de los muertos (1 Corintios 15:20-23).

Cada fiesta era sagrada y la gente no trabajaba para dedicarse a cumplir con lo que el Señor había ordenado. Ya no somos judíos y no necesitamos celebrar estas fiestas; sin embargo, el Viernes Santo es una conmemoración de lo que ya ocurrió y ayuda a pensar en lo que aún habrá de venir.

Las otras fiestas

La Fiesta de las Semanas o Pentecostés ya se cumplió. Según la ley judía, después de cincuenta días de las Primicias, que es Jesús, se presentaba la ofrenda del grano nuevo, que representaba a los discípulos de Jesús que recibieron el Espíritu Santo a los cincuenta días de su resurrección. El grano nuevo es, además, cada persona que hace de Cristo su Señor cada día de su vida.

Falta la Fiesta de las Trompetas, que simboliza el regreso público de Jesucristo por segunda vez. Esa fiesta era un día de reposo con toques de trompeta en honor al Señor.

4 sugerencias

Entonces, el Viernes Santo es un día especial en el que podemos recordar que Dios ha cumplido sus promesas y que el Señor hará lo que dijo. Nuestras sugerencias son:

  1. Evita trabajar a lo largo del día. Hagámoslo sagrado para dedicarlo al Señor.
  2. Úsalo para ayunar según tus posibilidades y necesidades. El ayuno es abstenernos de lo mundano ––desde comida, hasta distracciones––para concentrarnos en Dios y su obra. Al no trabajar tenemos el tiempo necesario para dedicar el día al Señor en ayuno (abstención) y oración (meditación en Dios y en su Palabra).
  3. Aparta un tiempo para orar y meditar en las Escrituras. El ayuno no servirá si no dispones tu espíritu para meditar en lo que Dios ha hecho en Cristo por ti. No solo implica meditar en lo que relatan los evangelios, por ejemplo, sino en cómo tu vida misma es un “grano nuevo” en el que habita el Espíritu Santo. El grano debe morir para que lleve fruto. Esto lo dijo Jesús sobre sí mismo (Juan 12:24), pero aplica también a quienes le seguimos. La manera en la que el grano muere es que morimos al pecado para ya no practicarlo más y así vivir en el Espíritu cada día (Romanos 6 y 8), no solo esta Semana Santa, sino para tener una vida santa, en comunión con el Señor.
  4. Hazlo con tu iglesia o con tu familia, en su caso, y en la medida de las posibilidades debido a que con niños pequeños es más complicado hacerlo por un tiempo prolongado, aunque es necesario que desde pequeños aprendan estas cosas.

Si usamos la Semana Santa, especialmente un día como el Viernes Santo y el Domingo de Resurrección para meditar en lo más sagrado de nuestras vidas, esto nos ayudará a hacer de nosotros mismos el templo sagrado donde habita Dios para santificarlo cada día y a evitar la religiosidad de hacer de un edificio el espacio sagrado donde habita Dios o de un día al año el momento sagrado para santificarnos.

También podría interesarte:
Encuentra más sobre estos temas en el libro de Restauración de Iglesias “La Iglesia Útil”. También está disponible el libro de Restauración Personal “40 días en el desierto” y de Restauración de Relaciones “Amar como a mí mismo”.

Efraín Ocampo es consejero bíblico y fundó junto con su esposa Paola Rojo la organización sin fines de lucro Restaura Ministerios para ayudar a toda persona a reconciliarse con Dios y con su prójimo. Es autor del éxito del librería “La Iglesia Útil”, entre otros libros.

Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.