Haz caso a la Biblia, no a las filosofías de moda. 

Una de las cosas más difíciles de lograr cuando mi esposa Paola y yo damos Consejería Bíblica es desarraigar formas de pensar antibíblicas de las mentes de los cristianos.

Es lógico, no leen la Biblia, en cambio llenan sus mentes de libros y frases de Walter Riso, Paulo Coelho, César Lozano, Alejandro Jodorowsky o Deepak Chopra, entre otros.

Por eso, en este artículo te comparto las 10 mentiras más comunes que comparten y predican filosofías, disciplinas y religiones que podrías haber creído como cristiano, pero debes abandonar.

Mentira 1

Los amigos no te juzgan

Esa es la mentira número 1. En varias iglesias se predica mucho debido a que han confundido la práctica de llamar a un creyente al arrepentimiento cuando ha practicado pecados deliberadamente con destruirlo por chismes y rumores no verificados.

Hemos conocido casos en los que alguien acusó a otro de un pecado y, sin siquiera preguntarle si era verdad o no, se le expulsó de la congregación o le negaron la amistad. Otros, en cambio, fueron duramente sentenciados cuando lo que en realidad necesitaban era restauración.

Jesucristo enseña en Mateo 18:15-20 que el juicio es una prueba de amor por el otro. ¿Qué es juzgar? Si alguien dice que recibió una ofensa esa persona debe juzgar si existe ofensa o no. Al concluir que la hubo se debe confrontar al ofensor para hacerle ver su ofensa, la reconozca y pida perdón. Todo ello implica un juicio sobre el proceder de otro, no para destruirlo, sino para llamarlo a reconciliación.

¿Quién dice qué es una ofensa o qué no lo es? ¿Qué es pecado y qué no lo es? La Biblia. De manera que nadie juzga según su criterio, por eso Jesús pide que el problema no quede entre dos cuando hay necedad. Juzgamos las acciones para ayudar al hermano a reconciliarse con Dios y con su prójimo.

Si estás sucio, te bañas. Si una camisa está arrugada, la planchas. Si cae comida al piso, lo limpias. Si algo no sirve, lo reparas o tiras a la basura si no tiene compostura. Todas las decisiones requieren hacer un juicio. ¡Cuánto más debemos juzgar para cuidar las vidas de las personas y la nuestra! Así cuando fallemos nos ayudarán a rectificar.

La gente se asusta cuando escucha esto, pero hay amor y misericordia cuando nos negamos a dejar al otro en su pecado. Por el contrario, se necesita de indiferencia y desamor para no actuar pacientemente en favor del ofensor.

El apóstol Pablo enseñaba que eso es lo que la iglesia hace. Por supuesto, hay muchos lugares que en vez de restaurar, destruyen a las personas. Yo te hablo de la iglesia, una comunidad de personas restauradas que restaura a quienes procuran tener libertad en Cristo de los pecados que los han esclavizado durante tu vida.  Pero no podemos restaurar porque nosotros mismos no lo estamos.

1 Hermanos, si alguno es sorprendido en alguna falta, ustedes, que son espirituales, restáurenlo con espíritu de mansedumbre. Piensa en ti mismo, no sea que también tú seas tentado. Sobrelleven los unos las cargas de los otros, y cumplan así la ley de Cristo. Porque el que se cree ser algo, y no es nada, a sí mismo se engaña. Gálatas 6

Conclusión

Los amigos sí te juzgan cuando no estás haciendo la voluntad de Dios. Es preferible ser juzgado en la tierra por personas espirituales, amorosas, perdonadoras, humildes, pacientes, con el fruto del Espíritu, que ser juzgados ante el trono del Señor por los pecados de los que no quisimos arrepentirnos. El propósito es presentarnos como ofrendas vivas ante Dios, pues nadie le presenta una ofrenda indigna, sino una digna.

Próximas mentiras:

Dios hará todo para que seas feliz

Evita la culpa porque te impide disfrutar de la vida

Haz todo para alcanzar tus sueños

Lo mejor está por venir

Tú eres lo más importante, desecha lo que impide tu felicidad

Todo mejora cuando vemos la vida de forma positiva

Yo merezco abundancia y la voy a atraer

No puedo amar a otros porque tengo baja autoestima

La mejor decisión es la que te produce paz

También podría interesarte:

Encuentra más sobre estos temas en nuestros libros sobre Restauración: 40 días en el desierto, Amar como a mí mismo y La Iglesia Útil.

Efraín Ocampo es consejero bíblico, escritor, ex periodista y fundó junto con su esposa Paola Rojo la organización sin fines de lucro Restaura Ministerios para ayudar a toda persona a reconciliarse con Dios y con su prójimo.

Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.