La iglesia local debe hacer frente a esta amenaza a la unidad. Durante las predicaciones del domingo está distraído. Podría incluso decir “amén” a una frase que dijo el pastor pero, cuando llega la noche, difícilmente recuerda cuál fue el tema expuesto. Total, que el mensaje le entró por una oreja y le salió por la otra.

Muchas veces no está de acuerdo con lo que se predica. De hecho, lo que se hace en la congregación no es lo suficientemente bueno para este creyente. Nada está a la altura de las enseñanzas aprendidas en YouTube, del predicador de YouTube ni de la fabulosa iglesia de los videos de YouTube.

Estos creyentes generalmente no leen su Biblia por su cuenta porque prefieren atender lo que otros predicadores enseñan en internet o en la radio. Por lo mismo, no saben si lo que oyen, ven o leen es bíblico o no. Este fenómeno se llama adoctrinamiento y también ocurre cuando se cree todo lo que el pastor dice y está prohibido cuestionarlo.

El peligroso adoctrinamiento humano

Está adoctrinado por enseñanzas de hombres aquel que se llama cristiano y solamente se alimenta de lo que escucha, ve y lee en todos lados, sin escudriñar las Escrituras por su propia cuenta. Cree ser guiado por el Espíritu, no obstante, obedece y repite lo que sus líderes dicen.

Dice frases como “fulano dice que…”, “como dice zutano…”. No importa si esos predicadores citan la Biblia, si este cristiano solo cita a sus predicadores favoritos ––llámese Cash Luna, Maldonado, Miguel Nuñez, John Piper o el pastor local o maestro dominical–– está siendo adoctrinado.

La única manera de evitar el adoctrinamiento, por muy buenas o malas enseñanzas que sean, es tener el hábito de estudiar las Escrituras por uno mismo.

El peligroso adoctrinamiento endurece el corazón

Este adoctrinamiento endurece el corazón. En cambio, amar la voluntad de Dios  lo ablanda para que el Espíritu le enseñe, consuele, redarguya, corrija e instruya para conocer la verdad y hacer obras de justicia; lo hace humilde y sabio para reconocer cuando se equivoca y poner por obra los mandamientos.

Los adoctrinados nunca reconocerán alguna equivocación. No procuran entender la Biblia ni defender las Escrituras, solamente hacen apología de las afirmaciones de sus líderes.

Cuando discuten difícilmente citan la Biblia porque no la conocen, y cuando lo hacen, todas las respuestas se resumen en un puñado de versos memorizados con el objetivo de defender el adoctrinamiento. Hablan del mismo tema siempre y usan citas descontextualizadas para reforzar su adoctrinamiento.

El creyente adoctrinado no quiere saber la verdad, quiere que la gente piense como él. Así es como repite en otros el adoctrinamiento recibido.

El peligroso daño a la unidad

Estar adoctrinados consiste en convertir en verdad las enseñanzas de hombres sin confrontarlas con la Biblia. Nuestra tarea es acudir a la verdad para discernir toda enseñanza. Pero si seguimos ciegamente a los predicadores, por muy en lo cierto o muy equivocados que estén, seremos de tropiezo.

Es necesario hacer nuestra la fe en Cristo y evitar vivir de la fe de alguien más. Cuando el Señor nos llame a cuentas no podremos culpar a nadie de haber creído una mentira o de haber estado sinceramente equivocados. Es responsabilidad de cada uno andar en la verdad y eso constituye la unidad.

Entonces, al defender puntos de vista personales la unidad deja de ser importante. Todos debemos renunciar a nuestras opiniones para encontrarnos en el Evangelio de Cristo. Por ello, amemos las Escrituras, a nuestra iglesia local y, si conducta es de siervos de Cristo, sujetémonos a nuestras autoridades e imitemos su fe colaborando con ellas en cumplir nuestro propósito.

 

Encuentra más temas de Restauración de Iglesias en el libro “La Iglesia Útil“. También tenemos para ti los libros de Restauración de Relaciones “Amar como a mí mismo” y de Restauración Personal en el libro “40 días en el desierto“. Da clic en los títulos de los libros y conócelos.
Efraín Ocampo es consejero bíblico y fundó junto con su esposa Paola Rojo la organización sin fines de lucro Restaura Ministerios para ayudar a toda persona e iglesia a reconciliarse con Dios y con su prójimo. También es autor del éxito de librería “La Iglesia Útil”, entre otros libros.

Síguenos en Facebook.com/restauraministerios

Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.