Descubre qué es la libertad y cómo usarla en 7 puntos. 

“Libertad” es una de esas palabras que más escuchamos entre los amigos, en la escuela, en donde vivimos (con los vecinos), cuando nos reunimos con la iglesia, los líderes de opinión a través de las redes sociales, la televisión, la radio y otros espacios… en fin, en todos lados.

  • Los amigos dicen para justificar sus acciones: “soy libre, puedo hacer lo que quiera con mi vida“.
  • En la escuela enseñan: “cada quien es dueño de su cuerpo y de su vida para hacer con ello lo que más le convenga“.
  • Los vecinos dicen: “voy a poner la música en mi casa al volumen que yo quiera“.
  • En la iglesia algunos dicen: “no me juzgues, es mi problema con Dios“.
  • Los líderes de opinión en los medios de comunicación y las redes sociales dicen: “tú tienes el derecho de hacer con tu vida lo que desees“.

Como seguidores de Jesucristo, ¿qué debemos entender por ese concepto y eso qué implica para nuestras vidas?

  1. ¿Quiénes son libres y quiénes necesitan libertad?

    En la misión de Jesús algo crucial fue poner en libertad a los cautivos y a los oprimidos, es decir, a todos (Isaías 61:1). Por lo tanto, nadie es libre y todos necesitamos la libertad que da Jesucristo.

  2. Entonces, ¿soy un esclavo-cautivo-oprimido que necesita libertad?

    Sí, porque todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado, según explicó el Señor (Juan 8:34; 2 Pedro 2:19). La primera carta de Juan (cap. 3) es más específica y habla de la práctica del pecado y aquí hay una diferencia entre llegar a cometer pecado y su práctica constante y deliberada, la cual no podemos abandonar solo con fuerza de voluntad sino principalmente por por el poder de Dios y su obra regeneradora en el ser humano que ha decidido abandonar la práctica del pecado para hacer las obras de Dios (lo bueno y lo justo) por medio de la fe en el evangelio de Jesús.

  3. ¿Cómo es que Jesucristo me hace libre del pecado?

    Dios dio la ley a Israel, la cual les daba a conocer el pecado, esto es, qué prácticas son malvadas que merecen castigo y cuáles no. Fue evidente que la observación de normas no perfecciona a las personas y solo revela la maldad, pero no da libertad de ella al que la practica. En Cristo, Dios hizo lo que para la ley era imposible al condenar al pecado en la débil naturaleza carnal al venir su Hijo en la condición del hombre pecador, pero sin haber pecado. Por eso, quienes anden conforme el Espíritu tendrán la libertad de su pecado para hacer morir las obras carnales (Romanos 8:3-4). Esto no significa que nunca pequemos, pero al ser libres de nuestro pecado podemos elegir obedecer a Dios en cada oportunidad. Dios ha hecho que esto sea posible para nosotros aunque no hemos hecho nada para merecerlo. A eso se llama gracia. Entonces, la libertad es para obedecer al Señor haciendo lo bueno y lo justo dejando de vivir en las maldades que practicábamos.

  4. Aunque sea libre, ¿cómo podré obedecer a Dios si sigo siendo débil?

    Cada uno debe conocer la verdad de Dios y vivir por ella, pues Cristo no murió y resucitó para que sigamos esclavizados, sino para que por el mismo poder que lo levantó de los muertos también podamos morir a nuestra carne y vivir en el Espíritu. Este poder se perfecciona en nuestra debilidad para que todos sepamos que es Dios quien nos ayuda a perseverar y quien nos sostiene (Juan 8:31-32; Romanos 8:11; 2 Corintios 12:9), no nuestra fuerza de voluntad. Si poníamos de pretexto nuestra debilidad para pecar, ahora que sabemos que Dios nos fortalece cuando somos débiles nos ha dado lo que necesitamos para agradarle (2 Pedro 1:3).

  5. Entonces, soy libre para vivir manteniendo esa libertad.

    Jesús te hace libre del poder del pecado para que hagas morir las obras de la carne y vivas conforme a lo que es bueno, justo y agradable a Dios. Como libres, debemos perseverar para no volver a la esclavitud del pecado. Dios tiene el poder de guardarnos y sostenernos hasta nuestra redención completa. Nosotros lo único que debemos hacer es vivir según la fe que hemos confesado creer (1 Juan 3:5-10; 1 Pedro 1:3-5; Romanos 8:1-15).

  6. ¿Para qué sirve la libertad en esta vida?

    La libertad no debe ser usada como pretexto para pecar. No podemos decir “ya soy libre para hacer esto o aquello sin condenarme”, como si ahora tuviéramos el visto bueno de Dios para pecar. La finalidad práctica de la libertad en esta vida es honrar a Dios, adorarle con nuestra vida, servir a los demás y demostrarles así el amor de Dios (Gálatas 5:13; 1 Pedro 2:16).

  7. ¿Puede afectar mi libertad a otros?

    Sí. Alguien maduro en la fe sabe en su conciencia que no se condena por hacer o abstenerse de ciertas cosas, pero el débil en la fe procura hacer obras o abstenerse de cosas que no condenan porque cree que así agrada a Dios. Debemos ser prudentes y procurar usar nuestra libertad cuidando que los débiles en la fe no sean confundidos para evitar que tropiecen. Nuestra libertad nos ayuda a escoger siempre lo mejor, y a veces debemos renunciar a nuestro derecho a elegir por amor a otra persona que no tiene la misma libertad que nosotros (Romanos 14:22; 1 Corintios 8:9, 11 y 12).

Conclusión

¿Ves? Libertad no es hacer lo que quieras, más bien eres esclavo de aquello que no puedes dejar de hacer. Es imposible hacer lo que desees y no dañar a otros. La ley del amor nos permite pensar en otros, además de pensar en nosotros mismos. La libertad la obtienes al conocer la verdad de Dios para asumir tu responsabilidad y vivir por ella. Ahora que ya lo sabes, permanece firme en ella cada día de tu vida, y ayuda a otros a hacerlo.

Encuentra más temas de Restauración Personal en el libro “40 días en el desierto“. También tenemos para ti los libros de Restauración de Relaciones “Amar como a mí mismo” y de Restauración de Iglesias con el éxito de librería “La Iglesia Útil
Efraín Ocampo es consejero bíblico y fundó junto con su esposa Paola Rojo la organización sin fines de lucro Restaura Ministerios para ayudar a toda persona a reconciliarse con Dios y con su prójimo.

Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.