Una iniciativa en el Senado pretende criminalizar a padres de familia.

Quizá ya hayas escuchado que una iniciativa de proyecto de decreto que está siendo discutida en el Senado de la República en México busca meter a la cárcel a los padres de familia de un menor de edad y a cualquier persona que asista a un homosexual que desee ejercer su sexo biológico, en lugar de otra preferencia.

Amenaza a tu familia

Si tu hijo o hija afirma tener cierta preferencia sexual distinta a su sexo, ni los padres ni nadie podrán intervenir para orientarle y ayudarle a superar esa confusión. De aprobarse, el Estado garantizaría que el menor de edad reciba toda la ayuda posible para usar tratamientos hormonales y operaciones quirúrgicas para cambiar de género y sus padres estarán impedidos para hacer algo en contra de ello.

Esta sería la legislación más agresiva en contra de los intereses de la familia, y muy particularmente de los del menor, pues la ley asume que entiende las implicaciones en su cuerpo, mente y emociones, y peor aún, da por hecho que las personas pueden tener una identidad de género distinta al sexo que la persona tiene en sus cromosomas y en cada célula de su cuerpo.

Imponen la ideología de género

A eso se le ha llamado ideología de género, debido a que es un sistema de creencias que algunos colectivos y grupos políticos quieren confiesan sin un sustento científico incontrovertible. La ciencia no ha corroborado las afirmaciones de la ideología de género, y no solo eso, los hallazgos de ciencias como la Biología, la Genética y la Genómica las desmienten, pero aun así se busca imponerlas a toda la población, incluidos quienes no estamos de acuerdo con ellas.

Terapia de conversión y tortura

Los colectivos que impulsan la ideología de género llaman terapia de conversión a todo esfuerzo y orientación para que alguien ejerza su sexo biológico (aunque es redundante porque el sexo es biológico).

Procuran criminalizarlo con la idea, que no argumento, de que la persona nace con un sexo y que su preferencia sexual podría no coincidir con él. Por supuesto hay casos genéticos, como los hermafroditas, pero son un porcentaje marginal, de excepción. Sin embargo, quien imponer la idea de que es criminal asistir a un hombre con conflictos sexuales a que siga siendo hombre, por ejemplo.

Un gran problema de la iniciativa es que califica a todas las “terapias” como tortura. Sí, hay terapias que recurren a procedimientos que rayan en la tortura, pero el problema es que generaliza a todos los esfuerzos para atender la confusión sexual del menor como tortura, y por eso las criminalizan.

Las terapias que torturen a las personas para “arreglarlas” deben ser castigadas por las leyes existentes. Nadie debería torturar a otro por la razón que fuere y nadie en su sano juicio debería permitirlo, promoverlo ni ser sujeto a estas prácticas. Este comportamiento puede y debe ser denunciado, perseguido y castigado por las leyes vigentes como eso, un acto de tortura.

Ya hay oposición

Grupos cristianos han manifestado su oposición a la iniciativa y ya han llamado al Presidente electo a intervenir en contra de ella. Mira la noticia aquí y otra aquí.

El texto

Aquí pego el texto de la iniciativa, que es breve y claro. Al final está la liga al sitio web del Senado donde podrás consultarla.

D E C R E T O

Que adiciona diversas disposiciones al Código Penal Federal y a la Ley General de Salud.

PRIMERO. Se adiciona un artículo 149 Quáter, al Código Penal Federal, para quedar como sigue:

Artículo 149 Quáter. Se aplicará sanción de uno a tres años de prisión o de ciento cincuenta a trescientos días de trabajo a favor de la comunidad y hasta doscientos días multa al que promueva, ofrezca, imparta, aplique, obligue, induzca o someta a tratamiento, terapia o cualquier tipo de servicio que pretenda cambiar la orientación sexual y/o identidad de género de una persona.

Se aumentará al doble de la sanción a que refiere el presente artículo al padre, madre o tutor de personas menores de dieciocho años de edad, que sometan a tratamientos, servicios o terapias que pretendan cambiar su orientación sexual y/o identidad de género. Los autores del delito perderán la patria potestad o tutela, según sea el caso.

Si la conducta se lleva a cabo con incapaces, ancianos, sujetos privados de libertad o, en general, con personas que por cualquier circunstancia no pudieran resistirse, la pena que fija en el presente artículo se aumentará al doble.

Este delito se perseguirá de oficio.

SEGUNDO. Se adiciona un artículo 465 Bis, a la Ley General de Salud, para quedar como sigue:

Artículo 465 Bis.- Al profesional, técnico o auxiliar de las disciplinas para la salud y, en general, a toda persona relacionada con la práctica médica que promueva, ofrezca, imparta, aplique, obligue, induzca o someta a tratamiento, terapia o cualquier tipo de servicio que pretenda cambiar la orientación sexual y/o identidad de género de una persona, será acreedor de, además de los previsto en el artículo 149 del Código Penal Federal, se le impondrá suspensión en el ejercicio profesional de tres años y multa por el equivalente de cien a dos mil días de Unidades de Medida y Actualización en el momento de cometerse el delito.

Si la conducta se lleva a cabo con menores, incapaces, ancianos, sujetos privados de libertad o, en general, con personas que por cualquier circunstancia no pudieran resistirse, la pena que fija el párrafo anterior se aumentará al doble.

Consúltalo aquí:

http://www.senado.gob.mx/64/gaceta_comision_permanente/documento/82814

Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.