Estas son las implicaciones de entender de forma errónea al amor. 

Si llenas tu automóvil de gasolina, llegará el momento en el que se terminará y ya no andará más. Si llenas la cisterna de tu casa y apagas la bomba, un día ya no habrá más agua. Si comes hasta saciarte y dejas de comer, después de un tiempo volverás a tener hambre en unas horas.

¿Y en el amor? No, el amor no se termina. Asegurar que se terminó el amor es una manera de decir que no hay voluntad para amar.

El amor no es combustible

Leíste bien, el amor no es el combustible de tu matrimonio, no se acaba, no baja de calidad, no mengua ni escasea si ambas partes usan el verdadero concepto del amor. El de Dios.

Claro, ya te preguntabas cómo es que el amor se acabó en la relación del primo de un amigo con la prima de una amiga o que los familiares o amigos que eran tan unidos hoy están distanciados.

Los periódicos, las revistas e internet están llenos de consejos sobre como mantener vivo el fuego del amor… como si lo natural fuera que se apague. Bueno, eso no es amor. Por lo común fundamentamos nuestras relaciones en sentimientos, pero estos cambian con el tiempo, así como las emociones, expectativas, detalles, el ánimo y hasta la buena disposición de tener relaciones sanas*.

Terminamos nuestras relaciones, de cualquier tipo, porque no pudimos aprender a dar sin esperar nada a cambio y al correr del tiempo no tomamos la decisión de amar a las personas a pesar de sus fallas. Cuando ambos aman así nace la disposición de matar el egoísmo, en lugar de matar el amor.

Parece que el amor se agota, pero los agotados somos nosotros

Como humanos somos cambiantes, inconstantes, nos agotamos, nos hartamos, nos aburrimos, nos desilusionamos, nos decepcionamos.

Amamos de forma imperfecta, pero podemos aprender a amar… realmente. Por nuestro egoísmo no soportamos que alguien no sea como esperamos, como deseamos, como queremos y como, según nosotros, merecemos.

Cuando Paola y yo nos casamos la gente y familiares nos decían: “que sean felices muchos años”. Es tan común que un matrimonio se termine que se supone es un buen deseo esperar que una pareja permanezca unida “muchos años”… que pueden ser 5 o 10… ya no se sabe.

El amor que no se agota

El amor verdadero se puede aprender y practicar. Si ves cómo Dios ama podrás aprender a amar. Todo está en la Biblia. Hay una gran cantidad de textos que lo demuestran y explican, pero para dejarte con la espinita solamente usaré el siguiente:

Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Romanos 5 (RVR1960)

¿Qué significa esto? Que Dios amó tomando la iniciativa. Que Dios nos amó primero. Que Dios nos amó aun cuando nosotros le hemos despreciado e ignorado. Que Dios nos amó aun sin merecerlo, a través de Cristo. Que Dios nos amó dándonos otra oportunidad después de haberle ofendido. Que Dios nos amó haciendo posible el perdón (si rectificamos el camino). Y muchas verdades más detrás de tan sencillo texto.

El amor transforma

Razones para que Dios nos deje de amar, ¡le sobran! Sin embargo, Dios nos ama a pesar de nosotros mismos y de nuestras circunstancias. Él decide amarnos así. Es su naturaleza, pero no nos ama para dejarnos como estamos, sino que ese amor es transformador. Al amarnos nos enseña amar y también nos da la capacidad de amarlo así y de amar a otros así.

Es otra clase de amor, ¿no crees? Es sobrenatural. ¿No me crees? Intenta hacer lo que Jesucristo enseñó cuando dijo que amemos a nuestros enemigos. Por eso necesitamos a Dios para amar realmente al ser transformados por él.

¿Qué pasaría si amas así a tu esposa o esposo? ¿Qué ocurriría si te amara así tu esposa o esposo? Piensa en tu familiar distante, al amigo que te lastimó, a la persona que no te ama?

43 “Ustedes han oído que fue dicho: Amarás a tu prójimo[h] y aborrecerás a tu enemigo. 44 Pero yo les digo: Amen a sus enemigos[i] y oren por los que[j] les persiguen; 45 de modo que sean hijos de su Padre que está en los cielos, porque él hace salir su sol sobre malos y buenos, y hace llover sobre justos e injustos. 46 Porque si aman a los que les aman, ¿qué recompensa tendrán? Mateo 5

Esto no es tener una licencia para comportarnos como nos dé la gana con la gente, al fin y al cabo me amará a pesar de lo que haga. ¡No! Es una licencia para que ambas partes de cualquier relación amen así. Donde se ame así estará el cielo en la tierra. Dios da una probada de su reino celestial a través de las vidas de quienes deciden amar como él ama y vivir como Cristo vivió.

¿Te animas a amar así?


Efraín Ocampo
 es consejero bíblico y fundó junto con su esposa Paola Rojo la organización sin fines de lucro Restaura Ministerios para ayudar a toda persona a reconciliarse con Dios y con su prójimo.
Encuentra más sobre estos temas en el libro de Restauración de Relaciones “Amar como a mí mismo“. También está disponible el libro de Restauración Personal “40 días en el desierto” y de Restauración de Iglesias “La Iglesia Útil“.

Comments

2 Comments

  1. Abdias

    Es cierto, necesitamos comenzar a amar a la manera original, conociendo al autor del amor, más bien aquel quien es Amor, gracias Restaura Ministerios por compartir esta entrada. Que Dios les continúe prosperando

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.