Dios nos enseña a trabajar con un matrimonio que pecó.

Estudio bíblico sobre la restauración de la familia de Adán y Eva, basado en Génesis 2 y 3.

Situación del matrimonio

Son los primeros habitantes del planeta. Tienen todo lo que pueden necesitar y desear y viven en una atmósfera de plenitud, abundancia y perfección. Tienen comunión con Dios, nunca le han desobedecido y solo deben evitar una cosa: comer del fruto de un árbol del jardín que les llevaría a conocer el bien y el mal. Dios había instruido a Adán sobre todas las cosas y su voluntad (2:15-18), y a su vez este se las enseñó a su mujer (3:2). El diablo la tentó, ella a su vez a su esposo y Dios cumplió su palabra al pronunciar la sentencia a la desobediencia. Ahora vivirían en un mundo corrompido, con vergüenza, sufrimiento y ofreciendo sacrificios por su pecado.

Factores

El desconocimiento de la dureza de las consecuencias no solo para el que comete el pecado, sino para otros, provee de una seguridad engañosa de que todo saldrá bien aunque se tenga la conciencia de que se está haciendo algo malo. En ellos y en nosotros hay cierta ilusión de que nos saldremos con la nuestra.

Ellos pecaban por primera vez, pero sabían lo que hacían. Si bien ellos no sabían exactamente cuáles serían las consecuencias de su desobediencia se les había advertido que morirían. Asimismo, ningún pecador dimensiona generalmente cuáles serán todas las consecuencias de sus acciones, aunque sabe que morirá. El engaño del diablo alimenta esa falsa seguridad de que conseguirán lo que quieren sin los resultados no deseados. Ser como Dios nos librará, pensamos, y nos esforzamos en tener el control pese a que es solo una ilusión.

En un principio, Adán y Eva usaron su libertad para elegir la desobediencia. Eso es algo de lo que no podemos presumir como seres humanos, pero sí como cristianos. Ahora tenemos libertad para elegir la obediencia y no volver a la esclavitud a nuestro pecado. No obstante, el matrimonio está constituido por dos pecadores y llegarán a pecar en contra de sí mismos, del otro o contra otros.

¿Qué hacer cuando un matrimonio peca?

Dios nos pone el ejemplo para responder con estos principios pastorales y ayudar a los matrimonios en su restauración.

  • Actúa con paciencia ante la gravedad de la falta. 
  • Su reacción es misericordiosa y no da lugar a la ira.
  • Los dignifica al darles oportunidad de explicarse. 
  • El Señor impartió justicia pero no según lo que habían hecho, sino que les concedió gracia y perdón.
  • Dios tomó la iniciativa de buscar a los ofensores.
  • Los amó al ser justo y al no proferir violencia verbal en su contra.
  • Pide cuentas a ambos, primeramente a aquel que tenía la autoridad, y luego a la persona sujeta a autoridad.
  • El castigo que Dios da a cada uno es proporcional a la autoridad que les dio.
  • Restaura, dignifica después de la reprensión y protege.
  • Permite que sufran las consecuencias de sus actos.

¿Cómo pastorearlos?

El Señor los busca para hablar con ellos. Aún sabiendo lo que habían hecho, Dios, como Padre que es, permitió que Adán y Eva hablaran de lo ocurrido. Fue lento para la ira y grande en misericordia al tomarse el tiempo de hacerles preguntas. Como juez, actuó según lo que había advertido y les dictó sentencia de muerte. Aunque la recompensa por su desobediencia fue muy dura, no fue proporcional a las consecuencias de la falta. El Señor actúa con mucha misericordia y gracia, por lo que los perdona. Los dignifica antes y después de la confrontación por su pecado: antes, los trató como adultos, seres conscientes y responsables, a pesar de la desobediencia y las implicaciones cósmicas; y después, los restaura al sacrificar animales por su pecado y vestirlos con sus pieles, haciendo posible que puedan invocarlo nuevamente y que él siga siendo su Dios. El castigo fue más severo para Adán por haber hecho mal uso de la autoridad que Dios le había dado al ser su primogénito y al conferirle las responsabilidades más altas por haberlo creado primero y por haber puesto a su cuidado a Eva. Dios los amó, por lo que no recurrió al abuso o la humillación. Hay que destacar que Dios perdonó la traición de este matrimonio y los aceptó nuevamente, pero no los libró de las consecuencias de su pecado.

En él, los matrimonios siempre tienen un nuevo comienzo.

Encuentra más temas de Restauración de Relaciones “Amar como a mí mismo”.
También tenemos para ti los libros de Restauración Personal “40 días en el desierto” y de Restauración de Iglesias “La Iglesia Útil“.
Efraín Ocampo es consejero bíblico y fundó junto con su esposa Paola Rojo la organización sin fines de lucro Restaura Ministerios para ayudar a toda persona e iglesia a reconciliarse con Dios y con su prójimo. También es autor del éxito de librería “La Iglesia Útil”, entre otros libros.
Síguenos en Facebook.com/restauraministerios

Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.