Esta reflexión la dedico a los papás en el día del padre.

Comencé a escribir la serie #SéHombre al mirar en mi entorno una gran cantidad de varones que no ejercen su masculinidad de manera sana, libre y de acuerdo con el propósito con el que fueron creados.

Una de esas áreas en la que los hombre fallamos, ¡y mucho!, es en el rol de ser padres y generalmente esto es consecuencia de que fallamos en ser esposos. De manera que el hombre que no es un padre en los términos de Dios lleva a cuestas un doble fracaso, los dos fracasos más importantes en la vida. Pero hay mucho por hacer. Veamos.

Sé hombre al amar a tu esposa para ser buen padre

Mucha gente piensa que ser un buen padre consiste solo en ocuparse de los hijos. Muchas veces papá y mamá viven enfrentados entre ellos por poner primero a los hijos, mientras estos aprovechan que sus padres no están unidos para manipularlos.

La clave para que un hombre sea un buen padre es amar a su esposa como se ama a sí mismo. Esta entrega, sinceridad, ternura y amor son comunicados a los hijos aún sin palabras.

Un esposo que ama a su esposa como Cristo amó a la iglesia da certeza de que el hogar es el lugar más seguro que existe; da seguridad de que también es un padre que hará todo por el bien de sus hijos. ¿Qué podrán esperar los hijos de un hombre que no puede honrar el Pacto Matrimonial, uno que es celebrado con Dios mismo?

Sé hombre al imitar al Padre para ser padre

Normalmente se dice que los papás no tuvieron otra escuela más que la vida para aprender a ser padres. ¿Será cierto? En buena medida sí, pero el hombre desde su juventud puede aprender a ser padre conociendo al Padre.

Esto es crítico debido a que, por lo menos en México, 33 de cada 100 mujeres entre 15 y 54 años son madres solteras. Nos hace preguntarnos, ¿por qué están ausentes esos hombres? Las respuestas apuntan a una gran cantidad de factores, pero el factor decisivo es nuestro intento de ejercer nuestra masculinidad según nuestros propios criterios egoístas, orgullosos, depravados. Es de resaltar que conocer al Padre para imitarlo cambia el destino de generaciones.

¿Cómo es el Padre? Él nos pide conocerlo, nos pide relacionarnos con él, nos pide amarle como nos ama, nos pide obedecer sus mandamientos pero también nos pide acudir a él con corazones sinceros si hicimos lo malo a sus ojos. Él quiere sacar y hacer lo mejor de nosotros y por eso nos confronta, corrige y disciplina, al mismo tiempo que nos recibe, abraza y perdona, no sin antes habernos enseñado e instruido (puesto el ejemplo en él mismo).

Profundiza en tu conocimiento y en tu relación con Dios como Padre y aprende de él para relacionarte de la misma manera con tus hijos.

Sé un buen padre al identificar de quién eres hijo (o quién es tu padre)

Y la última exhortación a que nos examinemos para ser los padres que el Señor nos ha llamado a ser la tenemos en el siguiente texto:

Ninguno que haya nacido de Dios practica el pecado, porque la semilla de Dios permanece en él; no puede practicar el pecado, porque ha nacido de Dios. 10 Así distinguimos entre los hijos de Dios y los hijos del diablo: el que no practica la justicia no es hijo de Dios; ni tampoco lo es el que no ama a su hermano.

1 Juan 3

Hombre, asegúrate de SER un hijo de Dios. ¿Cómo saberlo? Pregúntate si has nacido de Dios? ¿Cómo saberlo? Pregúntate qué es lo que practicas, ¿justicia o pecado?

Hombre, tu primer responsabilidad es SER un hijo de Dios ya que él te ha hecho su hijo y tú no has hecho nada para lograrlo, solo agradecer este acto de gracia y vivir conforme a esa nueva naturaleza que ha puesto en ti. Entonces serás un padre conforme al propósito de Dios.

Sé hombre al dar responsabilidades a tu hijo

Un hombre que enseña a sus hijos a amar a Dios es un padre que los discipula. Sin embargo, hoy día eso se le quiere delegar totalmente a la iglesia o a la madre, con los malos resultados que todos podemos ver. No porque la iglesia o la madre sean ineficaces en esta tarea, sino porque la indiferencia del padre destruye los esfuerzos o los sabotea.

Discipular no es solo enseñar ––compartir información y conocimiento––, también es instruir ––poner el ejemplo––, pero también es dar responsabilidades. Los hijos deben tener la responsabilidad de buscar a Dios por sí mismos, no solo porque los padres los obligan. Los hijos deben tener la responsabilidad de buscar Dios en arrepentimiento, no solo para pedirle cosas. Los hijos deben tener la responsabilidad de meditar en los caminos de Dios, que son perfectos y llenos de dicha, no solo leer la Biblia en el culto dominical. Los hijos deben tener la responsabilidad de honrar a sus padres sin importar su desempeño, de amar a Dios por sobre todo, de orar por su país y sus gobernantes, de vivir lo que creen… y esto será posible solo si su padre es responsable de todas estas cosas (y más).

Sé hombre al ser un padre que da responsabilidades, no que las quita.

Efraín Ocampo es consejero bíblico y fundó junto con su esposa Paola Rojo la organización sin fines de lucro Restaura Ministerios para ayudar a toda persona e iglesia a reconciliarse con Dios y con su prójimo. También es autor del éxito de librería “La Iglesia Útil”, entre otros libros.
Encuentra más sobre este tema en su libro de Restauración Personal “40 días en el desierto“. También lee el libro de Restauración de Relaciones “Amar como a mí mismo” y de Restauración de Iglesias “La Iglesia Útil“.

Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.