¿La sociedad puede ver en la iglesia que el reino de los cielos se ha acercado? ayudar

El mundo tiene sus propios conceptos sobre la justicia, la autoridad y la felicidad. Sus valores son opuestos a los de la iglesia, pero en estos tiempos de desesperanza al parecer cada vez más creyentes se contagian del sentir y las formas de proceder del mundo.

Es un falso dilema preguntarnos si la iglesia debe atender las necesidades de sus vecinos, colonia, ciudad o país, o si debe dedicarse a llevar el evangelio. Si únicamente hacemos labor social , ¿cuál es la diferencia entre la iglesia y una ONG? Y por otro lado, si únicamente hacemos del evangelio un discurso, ¿qué nos distingue de un partido político o de cualquier otra religión? Nos haremos invisibles.

La iglesia visible

Me explico. No se trata de una estrategia publicitaria. Hacer visible a la iglesia no es nada más hacer marchas cuando el gobierno pretende legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo.

La iglesia visible responde permanentemente a su vocación al amar a Dios por sobre todas las cosas y al prójimo como a ellos mismos.

Convocamos a marchas, conciertos especiales, convocamos a oraciones públicas multitudinarias y nos alineamos a las expectativas de quienes no conocen la Verdad. Pero cuando Jesús decía que el reino de los cielos se había acercado, ¿qué habría tenido en mente?

Ante la desgracia, la desesperanza y la angustia la iglesia actúa teniendo amor, misericordia y gracia para con todos, así como Dios ha tenido todo esto con nosotros. No importará la circunstancia, la iglesia siempre responderá a su llamado de forma verbal y en acciones en favor del mundo.

Solo hay una solución, nada más

La respuesta no son las soluciones creativas que se nos puedan ocurrir o nuestra desesperación por satisfacer las expectativas del mundo. Es el evangelio, que consiste en amar al prójimo como a nosotros mismos, a nuestro enemigo, perdonándolo, actuando en favor de todos, ayudando al desposeído y al olvidado, pagando al mal con bien.

Aún así, faltaría lo más importante. Todo lo anterior es la evidencia del evangelio en nuestras vidas, pero también es necesario declarar nuestra maldad, y necesidad de perdón y salvación en Cristo.

Dar el evangelio no excluye que la iglesia participe en actividades como las mencionadas. Insisto, seremos invisibles mientras únicamente apaguemos fuegos en el bosque a cubetadas. Por el contrario, hagamos lo que debemos hacer como iglesias imitando a Cristo en todo, siendo ejemplo.

Finalmente…

Una iglesia llena de religiosidad, ensimismada, atrapada dentro de sus muros, indiferente, que practica el pecado… ¿cómo podrá anunciar con palabras y hechos que el reino de los cielos se ha acercado?

Ser iglesia con la mentalidad del mundo es una contradicción. Es tiempo de que la iglesia sea lo que debe ser, es tiempo de vivir en los términos de Dios.

¿Tendremos la valentía necesaria para hacerlo?

11 Amados hermanos, como si ustedes fueran extranjeros y peregrinos, les ruego que se aparten de los deseos pecaminosos que batallan contra el alma.12 Mantengan una buena conducta entre los no creyentes para que, aunque los acusen de malhechores, al ver las buenas obras de ustedes glorifiquen a Dios el día que él nos visite. 1 Pedro 2 (RVC)

Comenta abajo o escribe a contacto@restauraministerios.org. Podrás encontrar más sobre este tema y otros similares en el libro La iglesia útil.

Efraín Ocampo es consejero bíblico, escritor, ex periodista y fundó junto con su esposa Paola Rojo la organización sin fines de lucro Restaura Ministerios para ayudar a toda persona a reconciliarse con Dios y con su prójimo.

Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.