Las protagonistas de 11 años son retratadas sensualmente.

Ya estalló la bomba en redes sociales porque el 9 de septiembre se estrenó en Netflix la película francesa “Guapis” (Mignonnes, 2020) que relata la vida de un grupo de niñas de 11 y 14 años que ingresan a un concurso de baile.

Está catalogada como comedia y drama. En Estados Unidos un menor de 18 años tiene prohibido ver la película pues se le asignó la clasificación NC-17. Las fuertes críticas a la película no solo han ocurrido en México o América Latina, sino en Reino Unido y Estados Unidos, entre otros países.

Cubren de inocencia la hipersexualización

Presentado como una historia ingenua, inocente y agradable en la que solo quieren divertirse, presentan a unas niñas que imitan los movimientos de las bailarinas exóticas para ganar un concurso de baile. Sin embargo, vemos cómo en realidad las hipersexualizan no solo en su atuendo y sus movimientos, sino en sus actitudes. Todo transcurre con la mayor “supuesta” normalidad.

Algunos reportes aseguran que, supuestamente, la intención de la cinta sería denunciar los peligros de hipersexualizar a las niñas, pero es posible ver que en su lugar es una celebración a la sensualidad de las niñas desde la infancia. La película premiada en festivales de cine como el de Berlín o Cannes es descrita por Netflix de la siguiente manera:

Amy tiene once y quiere pertenecer a un grupo de chicas de su edad que bailan sensualmente, entonces empieza a explorar la feminidad y (a) desafiar a su familia religiosa.

¿Normalización de la pedofilia?

De hecho, en una de las escenas un grupo de hombres visiblemente mayores de edad les preguntan sus edades y a lo que ellas responden con coquetería y seguridad. ¡Son unas niñas de 11 y 14 años! Pero hasta ahora el circuito cinematográfico no tiene inconveniente con ello.

Es notable que la descripción de la película evita el término “niñas” a toda costa para que el espectador también evite pensar en ese hecho.

Se sabe que en Europa los depravados lleva la vanguardia en la normalización de la pedofilia. Existen incluso partidos políticos que pretenden despenalizarla e incluso charlas TED en las que se dice que es normal, que no se cura y que hay aceptar su “enfermedad”. Un paso importante en la normalización de la pedofilia es verlos como personas atractivas sexualmente y con potencial sexual.

El colectivo LGTB se ha distinguido por vestir algunos niños con ropa del sexo opuesto e incluso es abiertamente utilizado uno de 11 años como icono del movimiento, aplaudido por medios de comunicación por su abierta expresión sexual.

Abiertamente contra la religión

Por si fuera poco, la historia cuenta que Amy pertenece a una familia religiosa (musulmana) y ridiculiza sus creencias exaltando la libertad de una niña de 11 años que se rebela con tal de ser aceptada.

Amy es capaz de robar dinero a su madre trabajadora para gastarlo en ropa de moda para sus amigas y comienza a odiar las creencias de sus padres. Al ver el avance es posible ver que en todo momento sus padres, su comunidad y sus creencias son retratadas injustamente y desde una mirada intolerante, como lo viejo que cede su paso a una nueva generación que busca la autorealización a toda costa.

La película y Netflix

Esto es lo que dice la reseña oficial de la película:

Amy está fascinada por el grupo de baile de espíritu libre de su desobediente vecina Angélica, un grupo que contrasta fuertemente con los estoicos valores tradicionales profundamente arraigados de Mariam.

Sin inmutarse por el rechazo inicial de las chicas y ansiosa por escapar de su asfixiante familia disfuncional, Amy, a través de un despertar de una creciente conciencia de su feminidad, impulsa al grupo a adoptar entusiastamente una rutina de baile que crece en sensualidad, lo cual despierta la esperanza de las chics a hacer twerking a su manera para triunfar en un concurso local de baile.

Reseña oficial de la película Mignonnes (Guapis).

Netflix se disculpó, pero no por poner la película en su catálogo, sino por el infame póster que hicieron para promoverla (el del inicio de esta publicación).

Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.